Ir al contenido principal

Desplazados de la plaza


Las plazas principales son el corazón de las ciudades, el escenario de los sucesos relevantes en la vida de pueblos que representan el referente de siempre y por siempre de la sociedad. ¿Quién no desea caminar por sus espacios públicos, ver sus construcciones icónicas y admirar su patrimonio expresado en monumentos y esculturas?

Esto y mucho más fue, y no es, la Plaza de Bolívar de Armenia. Y es que este emblemático lugar donde inició la historia de la ciudad, entró en paulatino deterioro ante la impávida mirada de los gobiernos y autoridades de policía, y de una sociedad que se apartó del civismo que alguna vez ostentó como un baluarte de sus valores ciudadanos.

Pero, ¿por qué la Plaza ya no es el centro de los actos de gobierno, de las celebraciones religiosas, concentraciones políticas y manifestaciones cívicas? Realmente no lo sé, no tengo respuesta a esta pregunta. Pero, es innegable su estado de abandono y cómo allí se encuentra la radiografía de nuestra sociedad.

Su entorno está invadido de vendedores de tintos, llamadas a celulares, frituras y mazorcas asadas, almuerzos callejeros, frutas, dulces y cigarrillos. Por sus alrededores merodean improvisados cantantes de baladas y música de carrilera armados de guitarras o pistas que reproducen con altos volúmenes. Allí pululan los cuidadores de carros que cobran por el espacio público y los alimentadores matutinos de perros callejeros. Además, se observan los lustrabotas de siempre, fotógrafos y vendedores de fotos viejas, expendedores de lotería y chance, y puestos de periódicos y revistas.

También se ven grupitos de policía que se hacen pasar por peatones; funcionarios de gobierno, diputados, miembros del poder judicial, y políticos en ascenso y descenso perseguidos por lagartos que buscan recomendaciones; periodistas que recogen opiniones del común; barrenderos que se preocupan por asear el lugar; viejos al encuentro de otros viejos; beatos y píos de todas las edades en horas de liturgias; y cafeterías que son el escampadero predilecto de los desocupados, de los que buscan empleo en el sector público, de los que atisban a algún político y de los que critican al gobierno y a la oposición. 

Todos ellos, de una u otra forma, hacen parte la vida, a veces caótica y desordenada, de mi ciudad. Sin embargo, hay otros transeúntes que tristemente representan la debacle social y que por lo general hacen su aparición cuando cae la noche hasta que el día despunta. Me refiero a los vagos; a los indigentes de todas las edades que duermen en bancas y andenes; a los drogadictos y sus “jíbaros” que desafían a la policía y a la sociedad; a las prostitutas y sus proxenetas; a los miccionantes de andenes y fachadas de iglesias, edificios públicos y locales comerciales; a los ladronzuelos y carteristas; y a todo tipo de personas que parecen salidos de un inframundo.

De esta plaza fuimos desplazados los ciudadanos de Armenia ante la falta de autoridad y el eclipse del civismo.

Armando Rodríguez Jaramillo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…