Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2017

Armenia perecedera

El centro de la ciudad es como un caleidoscopio que concentra todas las facetas humanas. Allí se puede tomar el pulso a la sociedad y diagnosticar su empuje, auge y vigor; pero también su debilidad, agotamiento y deterioro, incluyendo enfermedades contagiosas y hasta tumores malignos con visos de padecimientos terminales.
El centro es la radiografía de lo que somos, de cómo actuamos frente a la vida, de nuestra cultura y valores, del comportamiento ciudadano, de la forma como nos relacionarnos y de la estimación que profesamos por los asuntos públicos. Es el escenario donde representamos la obra de nuestros valores cívicos, el uso de nuestros derechos en el marco de los deberes colectivos, el acatamiento a las normas y el ejercicio de la autoridad en defensa del interés público. Es el sitio donde disfrutamos y nos apropiamos de lo que es de todos y no es de nadie. Es el teatro donde convergen las tensiones sociales.

Desarrollo agroalimentario: ¿Cuándo?

La historia del Quindío está ligada al campo. No es posible pensar en este departamento sin imaginar sus cultivos de café, plátano, banano, cítricos, piña, aguacate y demás frutales, y sin pensar en la avicultura y las ganaderías bovina, caballar y porcina. Para nadie es un secreto que nuestra idiosincrasia y desarrollo se fundieron en el crisol de la caficultura y sus cultivos asociados, por algo la Unesco declaró este territorio Patrimonio de la Humanidad.
Si la narrativa anterior la leyera un extranjero recién llegado, esperaría encontrar en lo rural la zona de mayor calidad de vida, el más alto ingreso per cápita, elevados niveles de educación, altas productividades, cultivos con tecnologías de punta, agroindustrias innovadoras y eficiente logística de transporte y conservación de alimentos con destino a consumidores sofisticados del mundo.
Pero la realidad es otra. A ese campo que nos dio identidad lo relegamos al olvido por culpa de una modernidad mal entendida que nos transformó …

Clúster con aroma de café

En los últimos meses se ha hablado del clúster de los cafés especiales del Quindío, asunto que amerita algunas consideraciones por el interés suscitado en ciertos círculos. Para iniciar podríamos decir que lo único novedoso es la palabra clúster, término usado desde los años noventa luego que el profesor Porter llamara así a las aglomeraciones de empresas en un territorio que se dedican a un mismo negocio.
Así las cosas, en este departamento hay empresarios que cultivan, procesan, comercializan y expenden café, pero no cualquier grano, sino de cafés especiales, integrando una cadena de valor que en su conjunto llamamos clúster.
Aclarado esto, es bueno acotar que los cafés especiales son aquellos apreciados por el consumidor por su calidad y las sensaciones y experiencias que transmiten al tomarlos, por eso los criterios de compra se basan en la calidad y no en el precio. Esto los hace diferentes a los cafés estándar o básicos que son valorados como materia prima y no por sus atributos. …