Ir al contenido principal

Dos caras de una misma monera

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)   

La explotación de los recursos naturales no renovables tiene, como las monedas, dos caras. Una representa el daño ambiental que causa la megaminería a cielo abierto y la pérdida de calidad de vida de la población. Otra tiene que ver con el Sistema General de Regalías (SGR) que permite captar, administrar, distribuir y ejecutar los ingresos provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables y distribuirlos entre todos los departamentos a través de los fondos de CTI, Desarrollo Regional, Compensación Regional, Ahorro y Estabilización y Ahorro Pensional Territorial, recursos que sirven para financiar proyectos de inversión que presentan las entidades territoriales.

Este paralelismo nos pone en una compleja situación. Por un lado rechazamos que las empresas mineras lleguen al Quindío y que la Agencia Nacional de Minería entregue títulos en el departamento, al tiempo que nos organizamos como sociedad para defender el Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad, conservar el Parque Nacional Natural de Los Nevados, preservar el Valle de Cocora y el Árbol Nacional de Colombia, proteger la fauna y flora y conservar el agua, para lo que programamos foros, consultas y marchas ciudadanas como forma de expresión de un pueblo que quiere un futuro en armonía con la naturaleza.

Por otra parte, contamos con los recursos del SGR que le corresponden al Quindío, que según información del DNP para la vigencia del bienio 2015 - 2016, al departamento y sus municipios le corresponden la no despreciable suma de $157.309.975.262

De ahí que estemos ante una dicotomía que reta la inteligencia y la coherencia de nuestro discurso sobre el desarrollo sostenible en un mundo interdependiente.

Así como tenemos el derecho de oponernos a la megamineria, también nos asiste el derecho de querer financiar necesarios proyectos de CTI, infraestructura y desarrollo socio-económico con recursos del SGR que provienen de explotaciones mineras en otros departamentos. Es como querer meter en una campana de cristal un territorio libre de minería para desarrollarlo con regalías producidas en otras regiones dejando el pasivo ambiental por fuera del departamento.

Esta dicotomía nos enfrenta a tres posibilidades: Uno, aceptar la megaminería y participar de la distribución de regalías a nivel nacional. Dos, rechazar la minería y seguir aceptado los recursos que nos asigna el SGR. Tres, rechazar la minería a toda costa y sentar un precedente renunciando a las regalías que le corresponden al departamento como un acto de coherencia política y responsabilidad ambiental sistémica.

Esta última alternativa, de tomarse, sería una posición valerosa de los quindianos que, sin duda alguna, abriría un gran debate nacional y nos daría respetabilidad como pueblo. Tamaña determinación no nos debería atemorizar, pues este departamento lo construimos sin regalías, recursos que solo nos llegaron a partir de 2012. No olvidemos que el verdadero bienestar y desarrollo se construye con educación, conocimiento e innovación, no explotando el subsuelo.

                                                                                                  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…