Ir al contenido principal

El Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación:
¿Realidad o utopía?

Por segunda vez un Plan Nacional de Desarrollo (PND) se ocupa de las Comisiones Regionales de Competitividad (CRC) con el objeto de reordenar sus roles y responsabilidades, los cuales, dicho sea de paso, no han dado los resultados esperados.

La creación del Sistema Nacional de Competitividad (2006) y la Comisión Nacional de Competitividad se hizo con el fin de articular de forma coherente la política nacional en este aspecto, fue así como se dio paso a la conformación de CRC en cada departamento como una forma de organización institucional que fortalecería los diferentes espacios de concertación entre los actores públicos y privados locales con el propósito de articular las prioridades en materia de productividad y competitividad.

Las CRC funcionaron con múltiples altibajos y no siempre contaron con el apoyo de los mandatarios territoriales, situación que se agravó en 2012 con los cambios de gobiernos que afectó la continuidad de los procesos. De ahí que el PND 2010 – 2014 determinó que las CRC coordinarían en los departamentos la implementación de las políticas de desarrollo productivo, de competitividad y productividad, lineamientos desarrollados por el Decreto 1500 del 13 de julio de 2012 que organizó y articuló el funcionamiento del Sistema Administrativo Nacional de Competitividad e Innovación. Sin embargo, este esfuerzo normativo tampoco generó los cambios esperados.

Ahora, el artículo 186 de la Ley 1753 del 9 de junio de 2015 por la cual se adopta el PND 2014 – 2018, señala que se debe integrar el Sistema de Competitividad e Innovación con el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación para consolidar un único Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación, con lo que se trata de robustecer el papel de unas comisiones debilitadas. Para tal fin, se integra a las CRC las instancias que tienen que ver con la competitividad en los departamentos para articular sus agendas de trabajo, y se determina que las comisiones serán la única instancia de interlocución con el Gobierno Nacional para la implementación de la Agenda Nacional de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación.

Este intento por rescatar el Sistema Nacional de Competitividad y darle un nuevo aire a la CRC, precisará de un gran esfuerzo gubernamental en todos los niveles territoriales, amén de un empoderamiento de la competitividad por parte de la academia, gremios y empresarios, única forma de garantizar continuidad y de procurar que la ciencia, tecnología e innovación se oriente a la solución de los problemas del sector productivo.

Sin embargo, no será tarea fácil crear un único Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación cuando Colciencias, con toda su infraestructura, personal y presupuesto, no le ha respondido al país de forma satisfactoria en materia de ciencia y tecnología.

El asunto, más que una decisión política, pasa por comprender que el desarrollo del país depende de empresas competitivas e innovadoras organizadas a través de clúster que produzcan bienes y servicios de calidad con destino a mercados internacionales con consumidores sofisticados. Pero adicionalmente requiere, como condición sine qua non, que los gobiernos locales entiendan que esta es una apuesta de largo plazo que supera las expectativas de sus cortos periodos de cuatro años.


Sería conveniente que el Gobierno Nacional reglamentara de forma expedita la organización, articulación y funcionamiento del Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación, para que los gobernadores que se posesionan en 2016 inicien sus mandatos con reglas claras y demuestren voluntad política para orientar los recursos fondos como los de CT+i y Desarrollo Regional (regalías) hacia la apropiación de la innovación y fortalecimiento de la competitividad regional.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…