Ir al contenido principal

El Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación:
¿Realidad o utopía?

Por segunda vez un Plan Nacional de Desarrollo (PND) se ocupa de las Comisiones Regionales de Competitividad (CRC) con el objeto de reordenar sus roles y responsabilidades, los cuales, dicho sea de paso, no han dado los resultados esperados.

La creación del Sistema Nacional de Competitividad (2006) y la Comisión Nacional de Competitividad se hizo con el fin de articular de forma coherente la política nacional en este aspecto, fue así como se dio paso a la conformación de CRC en cada departamento como una forma de organización institucional que fortalecería los diferentes espacios de concertación entre los actores públicos y privados locales con el propósito de articular las prioridades en materia de productividad y competitividad.

Las CRC funcionaron con múltiples altibajos y no siempre contaron con el apoyo de los mandatarios territoriales, situación que se agravó en 2012 con los cambios de gobiernos que afectó la continuidad de los procesos. De ahí que el PND 2010 – 2014 determinó que las CRC coordinarían en los departamentos la implementación de las políticas de desarrollo productivo, de competitividad y productividad, lineamientos desarrollados por el Decreto 1500 del 13 de julio de 2012 que organizó y articuló el funcionamiento del Sistema Administrativo Nacional de Competitividad e Innovación. Sin embargo, este esfuerzo normativo tampoco generó los cambios esperados.

Ahora, el artículo 186 de la Ley 1753 del 9 de junio de 2015 por la cual se adopta el PND 2014 – 2018, señala que se debe integrar el Sistema de Competitividad e Innovación con el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación para consolidar un único Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación, con lo que se trata de robustecer el papel de unas comisiones debilitadas. Para tal fin, se integra a las CRC las instancias que tienen que ver con la competitividad en los departamentos para articular sus agendas de trabajo, y se determina que las comisiones serán la única instancia de interlocución con el Gobierno Nacional para la implementación de la Agenda Nacional de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación.

Este intento por rescatar el Sistema Nacional de Competitividad y darle un nuevo aire a la CRC, precisará de un gran esfuerzo gubernamental en todos los niveles territoriales, amén de un empoderamiento de la competitividad por parte de la academia, gremios y empresarios, única forma de garantizar continuidad y de procurar que la ciencia, tecnología e innovación se oriente a la solución de los problemas del sector productivo.

Sin embargo, no será tarea fácil crear un único Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación cuando Colciencias, con toda su infraestructura, personal y presupuesto, no le ha respondido al país de forma satisfactoria en materia de ciencia y tecnología.

El asunto, más que una decisión política, pasa por comprender que el desarrollo del país depende de empresas competitivas e innovadoras organizadas a través de clúster que produzcan bienes y servicios de calidad con destino a mercados internacionales con consumidores sofisticados. Pero adicionalmente requiere, como condición sine qua non, que los gobiernos locales entiendan que esta es una apuesta de largo plazo que supera las expectativas de sus cortos periodos de cuatro años.


Sería conveniente que el Gobierno Nacional reglamentara de forma expedita la organización, articulación y funcionamiento del Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación, para que los gobernadores que se posesionan en 2016 inicien sus mandatos con reglas claras y demuestren voluntad política para orientar los recursos fondos como los de CT+i y Desarrollo Regional (regalías) hacia la apropiación de la innovación y fortalecimiento de la competitividad regional.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…