Ir al contenido principal

El centralismo que quisimos

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)

Hace 49 años se creó el departamento del Quindío motivado por el deseo de alcanzar la autonomía político-administrativa ante el desbordante centralismo que ejercían las élites caldenses, que hacían caso omiso de las necesidades y aspiraciones de los habitantes de la provincia del Quindío.

Es situación, que siempre ha estado presente en la vida republicana colombiana, responde a un sistema de organización de estado en el que las decisiones son únicas y emanan de un mismo centro, es el control permanente y omnímodo del gobierno desde la capital, sea esta nacional o departamental. El centralismo genera la mayor de las veces desigualdades e inequidades al concentrar la inversión y sus beneficios en la ciudad donde está el centro de poder, en detrimento del desarrollo y calidad de vida del resto del territorio. Esto fue precisamente lo que sucedía y se padecía en el Quindío durante la primera mitad del siglo XX por el trato diferencial recibido desde Manizales y que acarreó la separación definitiva de este departamento en 1966.

Era de esperar que si la causa de secesión fue la concentración de poder desde la capital de Caldas, el nuevo departamento, no obstante hacer parte de un Estado centralista, iba a corregir esta situación indeseable aplicando una política interna de mayor participación para que el desarrollo produjera resultados más equitativos en sus municipios. Sin embargo la realidad tomó otro rumbo, pues se terminó reproduciendo el modelo y Armenia se convirtió en un nuevo centro de poder político, económico y social que poco a poco constriñó a los restantes once municipios.

Este núcleo de centralismo territorial, como era de esperarse, fue creando inequidades y desigualdades que limitaron las oportunidades de desarrollo al interior del Quindío. Es así como la imposibilidad de un diálogo entre Armenia y Calarcá siguen latente luego de cinco décadas; el atraso de los municipios cordilleranos, expresado en deterioradas vías de comunicación, deficiente educación y servicios de salud, mayor inseguridad rural y pérdida de población,  es evidente; la prevención de los municipios vecinos a la capital ante la conformación de un área metropolitana es absoluta por el temor de ser absorbidos por Armenia; y la brecha entre ésta, como eje de la actividad económica, y el campo, con una menor calidad de vida y una actividad agrícola subordinada, va en aumento.

Así que esta página de la historia de la provincia del Quindío es por demás paradójica: nos separamos de Caldas por el odioso centralismo ejercido desde Manizales, pero una vez fuimos departamento, nos encargamos de reproducir el modelo centro - periferia que tanto rechazamos consolidando un departamento centralista con Armenia como su centro de poder.



Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…