Ir al contenido principal

Siquiera se murieron los abuelos sin ver el vergonzoso eclípse

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 24 de mayo de 2014

Quizá el nombre de Jorge Robledo Ortíz, uno de los referentes de la poesía del siglo XX, no tenga significado para los jóvenes de hoy. A Ortíz, oriundo de Santa Fé de Antioquia y fallecido en 1990 en Medellín, se le recuerda por su imagen decimonónica del rapsoda popular a igual que sus coterráneos Gregorio Gutiérrez González y Epifanio Mejía.

En sus versos quedó su impronta personal al exaltar las tradiciones y la cultura de su tierra y por levantar su voz contra la crueldad y el despotismo, razón por la cual se le recuerda como el "Poeta de la raza."

Y es precisamente ahora, cuando estamos inmersos en un proceso electoral para elegir presidente de la República, proceso que será recordado por la degradación y bajeza a la que hemos llegado en la forma de hacer la política, que las letras de poesías como la de “Siquiera se murieron los abuelos” cobran vigencia y valor pues nos enfrenta a la erosión de valores que estamos viviendo y a la desintegración social atizada por una rampante politiquería de extremos.

Algunos de sus versos y estrofas nos recuerdan los principios y valores que recibimos como herencia de los mayores y que en algún recodo del devenir histórico extraviamos o, lo que es más grave aún, permitimos que nos los arrebataran. Son como como gritos que desde la eternidad nos dicen que como pueblo olvidamos las enseñanzas de los abuelos dejando que una perversa generación de politicastros nos dividiera y polarizara.

Es por esto que Robledo Ortíz parece que nos abofetea con versos como los que traigo a colación en estas dos estrofas no consecutivas:

Hubo una Antioquia en que las charreteras
Brillaban menos que los paladines.

Una tierra en que el canto de la cuna

Adormecía también a los fusiles.

Una raza con sangre entre las venas

Pero sin sangre niña en los botines.

Hubo una Antioquia donde la esperanza
Medía su estatura en las raíces.

Una raza de hombres que ignoraban

La blanda sumisión de los rediles.

Un pueblo campesino de Patriarcas

Con poder en la voz, no en los fusiles.


Ahora sí entiendo al rapsoda antioqueño cuando, con evidente nostalgia en su pluma, escribe estos versos cual sentencias:

Siquiera se murieron los abuelos
Sin sospechar el vergonzoso eclipse.

Siquiera se murieron los abuelos
Con esa muerte elemental y simple.


Mis abuelos ya murieron y mis nietos quizá nacerán,  así que por la memoria de los que me enseñaron lo que soy y por el derecho que tienen lo que están por venir, nos asiste el deber y la responsabilidad generacional de reconstruir nuestra Patria colombiana y de crear una sociedad con justicia y equidad para vivir en paz, entendiendo la política como el instrumento para ordenar la convivencia ciudadana con la primacía del bien común.

Nota: El poeta Jorge Robledo Ortíz escribió el himno al departamento del Quindío.

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…