Ir al contenido principal

Siquiera se murieron los abuelos sin ver el vergonzoso eclípse

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 24 de mayo de 2014

Quizá el nombre de Jorge Robledo Ortíz, uno de los referentes de la poesía del siglo XX, no tenga significado para los jóvenes de hoy. A Ortíz, oriundo de Santa Fé de Antioquia y fallecido en 1990 en Medellín, se le recuerda por su imagen decimonónica del rapsoda popular a igual que sus coterráneos Gregorio Gutiérrez González y Epifanio Mejía.

En sus versos quedó su impronta personal al exaltar las tradiciones y la cultura de su tierra y por levantar su voz contra la crueldad y el despotismo, razón por la cual se le recuerda como el "Poeta de la raza."

Y es precisamente ahora, cuando estamos inmersos en un proceso electoral para elegir presidente de la República, proceso que será recordado por la degradación y bajeza a la que hemos llegado en la forma de hacer la política, que las letras de poesías como la de “Siquiera se murieron los abuelos” cobran vigencia y valor pues nos enfrenta a la erosión de valores que estamos viviendo y a la desintegración social atizada por una rampante politiquería de extremos.

Algunos de sus versos y estrofas nos recuerdan los principios y valores que recibimos como herencia de los mayores y que en algún recodo del devenir histórico extraviamos o, lo que es más grave aún, permitimos que nos los arrebataran. Son como como gritos que desde la eternidad nos dicen que como pueblo olvidamos las enseñanzas de los abuelos dejando que una perversa generación de politicastros nos dividiera y polarizara.

Es por esto que Robledo Ortíz parece que nos abofetea con versos como los que traigo a colación en estas dos estrofas no consecutivas:

Hubo una Antioquia en que las charreteras
Brillaban menos que los paladines.

Una tierra en que el canto de la cuna

Adormecía también a los fusiles.

Una raza con sangre entre las venas

Pero sin sangre niña en los botines.

Hubo una Antioquia donde la esperanza
Medía su estatura en las raíces.

Una raza de hombres que ignoraban

La blanda sumisión de los rediles.

Un pueblo campesino de Patriarcas

Con poder en la voz, no en los fusiles.


Ahora sí entiendo al rapsoda antioqueño cuando, con evidente nostalgia en su pluma, escribe estos versos cual sentencias:

Siquiera se murieron los abuelos
Sin sospechar el vergonzoso eclipse.

Siquiera se murieron los abuelos
Con esa muerte elemental y simple.


Mis abuelos ya murieron y mis nietos quizá nacerán,  así que por la memoria de los que me enseñaron lo que soy y por el derecho que tienen lo que están por venir, nos asiste el deber y la responsabilidad generacional de reconstruir nuestra Patria colombiana y de crear una sociedad con justicia y equidad para vivir en paz, entendiendo la política como el instrumento para ordenar la convivencia ciudadana con la primacía del bien común.

Nota: El poeta Jorge Robledo Ortíz escribió el himno al departamento del Quindío.

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…