Ir al contenido principal

Entre el Quindío que queremos y seguir haciendo lo mismo

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia)
18 de mayo de 2014

En alguna reunión escuché que no era posible tratar de solucionar los problemas que se tienen haciendo las mismas cosas que no han dado resultado.

Decir qué se debe hacer para que el Quindío progrese y se encamine por la ruta del desarrollo está por fuera de mi alcance, pero lo que sí está en mis posibilidades es afirmar que no podemos seguir haciendo más de lo mismo si queremos superar la actual situación de desempleo y pobreza por la que atraviesa el departamento.


La crisis ya suma 25 años desde la ruptura del Pacto Internacional del Café, lapso de tiempo en que preferimos optar por esperar a que cambien los determinantes internacionales, que avanzar en la alternativa de construir un nuevo modelo de negocio cafetero orientado a mercados que valoren la calidad sobre la cantidad. Han sido dos largas décadas en las que, en su conjunto, las condiciones socioeconómicas locales se han deteriorado.

Una de las cosas más delicadas que le puede suceder a una sociedad es quedarse estática ante los problemas que la afectan. Es por esto que la definición de desarrollo que más me gusta, cuya autoría ignoro, es aquella que reza: “desarrollo es la capacidad que tienen los pueblos de superar los problemas que se les presentan”. Ahora, si aplicamos este concepto a la realidad del Quindío, tendríamos que aceptar que nuestro departamento es subdesarrollado por cuanto no hemos sido capaces de solucionar los problemas que nos aquejan.

Como el modelo económico se nos agotó, y con él el político, es necesario que reaccionemos para darnos cuenta que estamos viviendo en un mundo globalizado determinado por el conocimiento, que la competitividad y el bienestar están definidas en gran parte por la innovación y la tecnología, que el desarrollo de nuestras empresas no está en producir para el mercado local, que debemos prepararnos para exportar, que se requieren cambios disruptivos en el sistema educativo, que es necesario generar procesos de inclusión social y equidad, en fin, que debemos transformarnos, que debemos reinventarnos.

Pero estos retos no susceptibles de afrontar con las mismas herramientas del siglo XX, ancladas en modelos de gobernanza obsoletos y paradigmas de desarrollo caducos. Tal vez por esto es que continuamos sin definir una política de fomento al sector productivo, carentes de una estrategia colectiva para apoyar las cadenas y clúster promisorios, con la investigación y la transferencia de tecnología por fuera de nuestras prioridades, con la mentalidad de asumir la innovación como un asunto de moda y no como una fuerza renovadora, con una base empresarial débil y limitada (en su mayoría microempresas) que adolece de un sustento real, con actividades agrícolas y pecuarias que acusan décadas de atraso tecnológico, con un sector agroindustrial que no prosperó como una actividad complementaria y generadora de valor agregado y con una industria manufacturera que ha venido descendiendo su participación en PIB departamental.

Y mientras los problemas del sector productivo subsisten y se agravan, mientras que un número significativo de las empresas no logran superar los tres años de vida, mientras que las exportaciones de productos diferentes al café representan el 3% de las exportaciones del departamento y mientras cargamos con una de las más altas tasa de desempleo del país, seguimos dedicándole gran parte de nuestro tiempo y energías a pensar y hablar de política electoral y no a construir el escenario factible para que en forma colectiva gobiernos, sector privado y academia pensemos el Quindío que queremos y lo hagamos realidad.


Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…