Ir al contenido principal

Educación deficiente, sociedad atrasada

Hacia un modelo educativo para
el siglo XXI
Armando Rodríguez Jaramillo. Armenia, (Quindío, Colombia).
06 de febrero de 2014
Publicado en la revista “Tiempo de Actuar”. Publicación institucional de Actuar Famiempresa-Armenia, edición nro. 5 marzo de 2015

La medición de la competitividad regional nos permite conocer cómo van nuestras empresas en términos de productividad e innovación y si el territorio en el que se localizan se caracteriza por ser un entorno que favorece el crecimiento de las actividades productivas.

En consecuencia, la medición de la competitividad constituye un indicador de desarrollo económico, social e institucional de una región que permite reconocer patrones de especialización productiva, identificar las brechas de desarrollo respecto a otras regiones, examinar las fortalezas y debilidades, orientar el diseño de políticas públicas y estimular decisiones de inversión.

En este sentido, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)  ha publicado en los años 2000, 2004, 2006, 2009 y 2012 el “Escalafón de la competitividad de los departamento en Colombia”, serie que constituye la más completa información con que cuenta el país sobre este tipo de indicadores. La CEPAL elabora el escalafón promediando cinco factores de competitividad: (a) fortaleza de la economía, (b) capital humano, (c) infraestructura, (d) ciencia y tecnología y (e) gestión y finanzas públicas.

En el susodicho escalafón el departamento del Quindío ha oscilado entre los niveles alto y medio alto, siempre por debajo de Bogotá, Antioquia, Valle, Atlántico, Santander, Caldas y Risaralda. Ahora bien, al observar en cuál de los factores de competitividad registramos el peor desempeño, encontramos que es ciencia y tecnología, factor éste que se ubicó, en el último informe, en el nivel bajo de la tabla.

De otra parte, el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario presentaron el “Índice Departamental de Competitividad 2013” que clasifica al Quindío en el puesto décimo entre veintidós departamentos. Sin embargo, al observar los factores en los que se tienen desempeños deficientes nos encontramos que la brecha más grandes con otros departamentos la tenemos en la educación básica y media, que estamos rezagados en cobertura preescolar y primaria, y que somos uno de los departamentos con mayor deserción escolar. Y como si fuera poco, el departamento ocupa el penúltimo puesto en lo que respecta a la brecha de calidad entre colegios públicos y privados.

Estas dos mediciones, el “Escalafón de la competitividad de los departamento en Colombia” y el  “Índice Departamental de Competitividad 2013”, realizados por entidades diferentes y con metodología disímiles, concluyen que el Quindío, en el concierto nacional, presenta marcadas deficiencias en su sistema educativo y en la apropiación de la ciencia, tecnología e innovación. Es obvio que si nuestros estudiantes salen mal preparados difícilmente tendremos buenos profesionales y posgraduados para laborar en un mundo altamente competitivo ni tampoco dispondremos de la suficiente masa crítica para hacer investigación e innovación.

La dirigencia pública y privada de esta sociedad debe enfrentar de una vez por todas con decisión y responsabilidad generacional un cambio radical de nuestro sistema educativo. No es posible pretender avanzar si no formamos profesores, si la contratación de docentes y el manejo de la educación están permeados por la politiquería, si a los estudiantes de los colegios públicos los condenamos a una formación defectuosa, si toleramos que haya analfabetismo, si presentamos alta deserción escolar, si nuestro jóvenes profesionales se tienen que ir a buscar futuro allende las fronteras y si no le apostamos a la ciencia, tecnología e innovación para solucionar los problemas de la sociedad y del sector productivo.

Ahí están las mediciones sobre la competitividad del departamento hechas por la CEPAL y el Consejo Privado de Competitividad que nos dicen que en educación y en I+D+i estamos rezagados y tenemos una tarea monumental por hacer. De nosotros los quindianos depende si la enfrentamos o seguimos como vamos. 

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…