Ir al contenido principal

Aquellos culebreros

Armando Rodríguez Jaramillo. Armenia (Quindío - Colombia).
Publicado en el diario La Crónica del Quindío el 29 de diciembre de 2009

Algunos políticos en campaña me hicieron recodar a los “culebreros”, personajes embaucadores que eran el divertimiento en las plazas de mercado de nuestros pueblos. Dotados de una peculiar forma de hablar, llevaban en su enigmática maleta a un reptil cautivo, además de adminículos y frasquitos con exóticas pócimas, brebajes y esencias extraídas de plantas y animales amazónicos de cuyo conocimiento eran exclusivos tenedores. Estos placebos, que producían transmutaciones maravillosas, iban acompañados de extraños amuletos y fetiches que eran la contra para el desamor, la mala suerte y el mal de ojo, artículos ofrecidos a través de palabrería, charlatanería y fraseología barata, chistosa y truhanesca. En medialuna, alrededor del “culebrero”, se arremolinaban los atribulados y curiosos con el fin de oír sus desenfrenes verbales matizados con frases repentistas imposibles de repetir.

Ejemplo de estas retahílas son las de Jorge Villegas Arango en “El Culebrero” (1977): “Distinguidísimo público […] va acá a permitirse mi persona sacar toda esta bonita, célebre colección de animales ofídicos y […] darles a ustedes una corta y pequeña explicación de lo que son los animales que inyectan a los animales que no inyectan. Póngale mucho cuidado. Vamos acá a prepararlos. Decía una señora: ¿Por qué tiene tan amarrada la culebra? […]. Claro, porque este animal no es la madre ni la hija mía. ¿Saben con quién comparo este animal? Con la suegra mía que la quiero con toda el alma y con todo mi corazón. ¡Jesús me ampare, Jesús me favorezca! Virgen Santísima y Purísima […]. Y no falta alguno que diga "¡ah viejito hijuepu...eda ser que algún día, apenas termine […] de seguro va a coger y estirar la mano tan larga que tiene y nos va a pedir una limosna!". ¡No señores! Soy un hombre rico, tengo ciento cincuenta mil dólares en el banco que no son míos, lo que pase es que estoy mal de ropa, […] pero, en fin... […]. Vea señor, vamos a extenderla acá a lo largo. ¡Jesús me ampare. Por tu pasión y muerte no nos desampares en esta vida, ni en la hora de la muerte. Amén. Santo Dios, santo fuerte, santo inmortal. Paz en la tierra, paz en los cielos! […].

¡Dios mío que me arruino! Caballeros, vamos a guardar estos animales y alisten la plata en la mano, […] que vamos a ver cuántos somos y cuántos quedamos […]. Hay únicamente estas dos docenas de cajitas y no hay más […]. Una cajita vale cinco pesos y las tres valen diez.

No la vayan a llevar que se van a quedar muy pobres ¡muertos de hambre! […]. Hagan de cuenta que llegó un ratero, que ese ratero fue mi persona que les robó diez pesos pero les dejó una cosa que servía. Nadie me la vaya a comprar por lástima. No señor. Tenga primeramente fe en Dios y lléveme esto […]. Pónganme atención señores porque ya me voy: corazón no seas cobarde a prende a tener vergüenza, al que te quiere querelo, y al que no talali-tan-tan. Deus quino sacramentus mirabilis pasionis memoris relicuistis cuistis, queriendo decir: amaos los unos a los otros. Adiós Catalina y adiós Soledad, ninguno se muere porque este viejito miserable se va”.

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…