Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2013

La ética pública

Armando Rodríguez Jaramillo Armenia (Quindío - Colombia), 31 de octubre de 2013
La ética se puede resumir como un conjunto de norma que rigen la conducta humana y que ayudan a respetar y preservar el interés público.
Por consiguiente, fomentar una cultura de la ética pública nos ayudaría sin duda a ser mejores personas y a tener un renovado país, lo que terminaría por convertirse en un verdadero acicate para que reflexionemos sobre la forma en la que nos relacionamos, el carácter con el que hacemos negocios, la actitud con la que administramos el interés público, la cualidad con la que gobernamos nuestra región.

Dos quindios en uno solo

Armando Rodríguez Jaramillo Armenia (Quindío-Colombia). Publicado en el diario La Crónica del Quindío el 4 de julio de 2013
Las decisiones que se toman para manejar un departamento deberían obedecer a un juicioso ejercicio de planificación que, partiendo de un diagnóstico de su territorio y del grupo humano que lo habita, permita identificar sus potencialidades y definir un futuro deseable y factible. Si el diagnóstico no es correcto, el punto de partida para la planeación no será real y, por ende, lo que sobre esta base se construya tendrá una alta probabilidad de error. En esto radica, a mi juicio, parte de los yerros que en la planeación del desarrollo hemos cometido, ya que con frecuencia formulamos planes de desarrollo generales sin pensar que la diversidad del territorio amerita diferentes estrategias de desarrollo.

Miopía y estrabismo colectivos

Armando Rodríguez Jaramillo
Armenia (Quindío - Colombia), 23 de octubre de 2013
En el Quindío padecemos de una curiosa miopía colectiva que con el paso del tiempo se está tornando crónica. Tenemos la capacidad de observar con gran detalle y precisión todo lo que está cerca, pero no vemos, o no queremos ver, lo que hay más allá de La Línea, del río Barbas o del Alambrado. Esta dificultad para enfocar las cosas que pasan por fuera de las  fronteras refleja un déficit de agudeza visual que se combina con un estrabismo que afecta sensiblemente la visión de profundidad de esta sociedad.

Auge y ocaso del parque de Los Fundadores

Armando Rodríguez jaramillo Armenia (Quindío-Colombia), 17 de octubre de 2013

La de los sesenta fue la década del civismo por excelencia en Armenia y el Quindío[1], ese que de forma inexplicable extraviamos en algún recodo de nuestra historia y que hoy no se predica en los hogares ni en escuelas, ese que cayó en desuso por dirigentes y gobernantes. Hubo una época en la que sabíamos que civismo tenía que ver con el comportamiento de la gente y como se vive en sociedad, actitudes que se basaban en el respeto al prójimo, al entorno natural y al interés público, lo cual se lograba con educación, urbanidad y cortesía.

Siquiera se murió Tigreros y todos sus compañeros

Armando Rodríguez Jaramillo Armenia (Quindío-Colombia), 9 de octubre de 2013
El 14 de octubre no es una fecha cualquiera para los armenios, es el día del aniversario de su ciudad que llega a 124 años de vida. Para sentirlo es fundamental ser cuyabro, querer y honrar la tierra donde se nació y, por sobre todo, respetar las tradiciones. Cuando los dirigentes no aprecian sus símbolos y su cultura, y cuando a su pueblo el sistema educativo escolar no le enseñó sobre sus ancestros, las sociedades caen en un limbo en el que cualquier rumba ruidosa es buena para celebrar el aniversario de su ciudad, pues esto requiere poca imaginación y mucho desconocimiento histórico.