Ir al contenido principal

Armenia, una ciudad que se acostumbró a no tener alumbrado navideño


Armenia, una ciudad que se acostumbró a no tener alumbrado navideño.

Es un hecho que la cultura se expresa en tradiciones y costumbres que definen comportamientos y formas de ser, creencias y valores, cosmovisiones y narrativas, y celebraciones y manifestaciones artísticas. En fin, la cultura nos aporta características propias, identitarias por demás, que dan arraigo y razón de ser.

Es por esto por lo que la celebración de la navidad es sinónimo de disfrutar y compartir, encender velas y faroles, armar pesebres y árboles de navidad, embellecer casas y lugares de trabajo, rezar novenas, jugar a los aguinaldos, dar regalos y obsequios, preparar comidas y viandas especiales, celebrar la noche de navidad y rematar con la de año nuevo, y reencontrar familiares y amigos. Así de simple, la cultura es identidad.     

Ahora bien, ¿qué pasaría si no tuviéramos estas tradiciones? Pues que nuestra identidad se diluiría y posiblemente nos convertiríamos en personas poco singulares, sin nada que nos convoque, sin motivos para reunirnos a celebrar, sin alegrías ni recuerdos. Y yo, armenio raizal, me resistiría a vivir de esta manera.

Siendo que la cultura es una expresión de los pueblos, esta debería ser interpretada, preservada y cultivada por sus dirigentes, en especial por sus gobernantes, pues en esto se basa una buena parte de la cohesión social. De ahí que no basta con disfrutar en familia las fechas especiales, sino que también es necesario que los gobiernos hagan lo suyo y engalanen la ciudad para que nos animemos a salir a los espacios públicos, parques, calles y avenidas.  

Armenia sin alumbrado.

Sin embargo, mi ciudad es de contrastes. Mientras que los cuyabros nos empeñamos en decorar nuestras casas con motivos navideños y en adornar las fachadas de residencias y edificios con luces centelleantes, mientras que los comerciantes hacen lo propio con sus negocios y los centros comerciales se esfuerzan por hermosear sus interiores y exteriores con el fin de crear un ambiente para que la gente viva el espíritu decembrino y haga sus compras, mientras que hoteles, restaurantes y alojamientos rurales se preparan para recibir turistas nacionales y extranjeros en la temporada vacacional más importante del año, la alcaldía y la institucionalidad pública parecen haber decidido bajar el interruptor y desconectarse de la ciudad y sus habitantes

Es inaceptable el poco aprecio oficial que por las tradiciones se tiene en Armenia. Y más aún, que haya tanta indiferencia gubernamental con el alumbrado decembrino, apatía que encontró su máxima expresión en los últimos dos años y que pareciera que empieza a dejar huella en el espíritu cívico a juzgar por las pocas las voces de rechazo a esta dejadez oficial. ¡Qué falta de compromiso con la ciudad! ¡Qué desprecio con las costumbres navideñas y de año nuevo! ¡Qué poca solidaridad con los armenios! Parece que no sintieran la ciudad que gobiernan, que no se dieran cuenta de la importancia de adornarla para generar un ambiente que invite a los ciudadanos a salir, compartir y adquirir sus regalos en el comercio local, que no se percataran que al Quindío llegan cientos de miles de turistas a pasar la temporada de fin de año que podrían visitar a Armenia para conocerla, divertirse y comprar.

A propósito del tema, me llegan a la mente dos citas. La primera se está en el Eclesiástico, libro apócrifo del Antiguo Testamento escrito por Jesús ben Sira, que reza: «Cada pueblo tiene el gobierno que se merece». No obstante ser considerada una verdad irrefutable, en nuestro caso no aplica, ya que los armenios no merecemos los últimos mandatarios que hemos soportado pues tenemos más ciudadanía que gobierno, solo que estamos atravesando por un bache de nuestra historia.

La segunda cita es la célebre frase de James Carville, asesor del demócrata Bill Clinton durante la campaña que en 1992 lo llevó a la Casa Blanca, derrotando a su contrincante George Bush, padre, que había concentrado su estrategia en los éxitos de la política exterior estadounidense y no en los problemas cotidianos y de las necesidades más sentidas de los ciudadanos. La frase «¡Es la economía, estúpidoes recordada cuando los gobiernos tienen como único argumento la existencia de problemas presupuestales para no hacer lo que deben hacer, dejando de lado instrumentos de reactivación económica, como lo es, en el caso que nos ocupa, el alumbrado navideño.

En última instancia, si la administración municipal es poco sensible a las tradiciones de fin de año, entonces que mire esta temporada desde la perspectiva económica ya que es el mes más importante para el comercio y el turismo. De ahí que la alcaldía debió jugársela por iluminar y embellecer la ciudad, por hacerla atractiva y agradable para que propios y visitantes se sintieran contagiados de la magia de la navidad y estimulados a hacer sus compras de fin de año en Armenia dinamizando la economía y el empleo. No cabe duda de que destinar recursos públicos para el alumbrado decembrino es una excelente inversión para una ciudad, o si no que lo diga Medellín.

Armando Rodríguez Jaramillo
@arj_opina  

Comentarios

  1. Soy un internauta pasivo solo leo y saco mis conclusiones y no acostumbro a generar polémica en redes sociales algo que es muy fácil hoy en día... Admito que no sigo sus redes y que este artículo me llegó gracias a mi feed de noticias...
    El título llamo inmediatamente mi atención... Justo durante estos 3 o 4 días estaba meditando tan triste tema... No tengo nada que agregar es claro el artículo se refleja tristeza en las calles ya muy maltratadas de mi adorada Armenia... Seria mas agradable ser víctima de uno de los innumerables huecos en las vías por estar observando maravillado la decoración navideña de la cuidad sin embargo eso pareciera ser mucho pedir.... Parece ser fácil encontrar un culpable específico... Pero sin duda estás administraciones nos están deteriorando la cuidad desde los más interno nuestras hermosas tradiciones....
    Mil gracias por usar sus redes para transmitir y difundir lo que muchos pensamos... Pero no decimos por diferentes razones! Feliz Navidad y un 2020 lleno de éxito y de dificultades superadas (porque siempre habrá dificultades).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La Ferropista Armenia – Ibagué pide pista.

En la versión 17 del Foro Latinoamericano de Liderazgo e Infraestructura CG/LA (Brasilia, 31 de julio - 02 de agosto / 2019), el proyecto Ferropista en la Cordillera Central de Los Andes, Corredor Logístico Bogotá – Buenaventura, Tramo: Ibagué – Armenia, Colombia” figuró de cuarto entre los 100 proyectos estratégicos más importantes de la región.
Esta es una propuesta de Asociación Público Privada de Iniciativa Privada de las firmas ARCS Estudios y Servicios Técnicos, S.L. y UC CONSULT, S.A.S. que fue radicada ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) para el diseño, construcción y operación de un sistema multimodal de transporte de carga que ha obtenido la Declaración de Viabilidad por parte de ANI al considerarlo “un proyecto estratégico y de interés para la Agencia, por ajustarse a las políticas sectoriales de transporte”.
La propuesta pretende ofrecer una solución eficiente de transporte de carga que facilite el paso a través de la Cordillera Central, eterno cuello de botel…

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…