Ir al contenido principal

Una sociedad desafiada por la corrupción


Armenia y el Quindío viven el momento más aciago de su historia por culpa de gobernantes y funcionarios públicos a los que se les atribuyen delitos como concierto para delinquir, peculado por apropiación, celebración indebida de contratos, lavado de activos, enriquecimiento ilícito y otras cosas criminales contra la administración pública. Por fortuna la Procuraduría y Fiscalía General de la Nación hacen lo propio, por lo que no tiene sentido que nos desgastemos debatiendo y controvirtiendo pruebas y condenando públicamente a los procesados pues esta es labor de investigadores, abogados defensores y jueces de la Republica.

O sea que mientras la justicia esclarece la verdad y sanciona a los responsables de esta debacle moral, económica y política, deberíamos estar reflexionando sobre cuándo y dónde nos equivocamos, qué hicimos mal, cómo perdimos el rumbo, y sobre todo, qué hacer como sociedad para retomar los principios y valores éticos heredados de los mayores, único basamento donde empotrar la formulación de un renovado proyecto político y económico que deje de lado a la malsana politiquería que tanto daño nos ha causado.

Por aquí y acullá el común denominador en mi ciudad son rostros de tristeza, de asombro, de impotencia, de desengaño, de rabia y de enojo. Rostros de ciudadanos que se sienten timados y defraudados por sus dirigentes. A ellos les digo que esta es la mejor muestra de lo mucho que nos duele Armenia. ¡Qué tal que a los cuyabros no nos importara lo que sucede y fuéramos indiferentes con este desastre!, ¡ahí sí que tendríamos que decir apague y vámonos! Así que la cuota inicial para levantarnos y hacer de “nuestra civilización una marcha triunfal”, como reza el himno de la Ciudad Milagro, es la expresión de este malestar y el rechazo que sentimos, antesala de la acción que nos lleve a sacudirnos y otear el futuro.

Al Régimen hay que tumbarlo decía el inmolado Álvaro Gómez Hurtado, sentencia que cobra vigencia en el Quindío del siglo XXI. Una cosa es el interés público y otra muy diferente el interés de élites políticas que vampirizaron los recursos del erario para absorber lo que hallaron a su paso como en una vorágine en la que todo se compra y todo se vende, empezando y terminando por la consciencia y el voto de la gente buena.

Como precisamos de la política para entendernos como sociedad y administrar el interés público, estamos obligados a devolverle su dignidad pues la subsistencia del Régimen depende de una política corrompida y sucia, virus que por desgracia contagió al sector privado, academia, periodismo y hasta la administración de justicia.

Así que dejemos de lado la abulia ciudadana y hagamos la política grande, esa que se fortifica sobre valores cívicos donde todos tenemos derechos y obligaciones. Una cosa es cómo nos organizamos y otra distinta lo que somos, por lo que hay que desplegar la capacidad de mirarnos a los ojos, los unos a los otros, para identificarnos y compartir nuestros sentimientos y anhelos de una mejor sociedad que facilite un pacto político por Armenia y el Quindío, acuerdo que nos permita responderle al desafío que nos plantea la corrupción y el Régimen del que se alimenta y al que amamanta. Ahí está la clave para deshacer este nudo gordiano, o como hizo Alejandro Magno en Frigia, decidir cortarlo de no poderlo desatar, porque cortar el nudo gordiano significa resolver tajantemente y sin contemplaciones un problema.

Armando Rodríguez Jaramillo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…