Ir al contenido principal

Y ahora, ¿quién podrá planearnos?


Acaba de pasar la Semana Mayor con gran afluencia de turistas en el Quindío.  Y como era de esperar, hubo problemas de movilidad que fueron noticia. Se dijo que a Salento y Filandia arribaron miles vehículos, que en la Terminal de Transporte de Armenia hubo dificultades conseguir tiquetes a Bogotá  y otras ciudades, y que el Valle de Cocora se le vio abarrotado de turistas. Pero más allá de lo dicho por unos y otros, es innegable que tenemos un problema de infraestructura que afecta al turismo, amén de  una recurrente falta de planeación y toma de decisiones.

Según información oficial, el Quindío tiene 2.106 km de carreteras, de las cuales 122 km corresponden a vías nacionales a cargo de la Nación, y 344 y 1.640 km son vías secundarias y terciarias a cargo del Departamento y los municipios respectivamente, vías que permiten la comunicación entre las cabeceras municipales y las zonas rurales. Con respecto al turismo, es necesario acotar que el visitante llega al Quindío por las vías nacionales y se desplaza dentro del departamento por la red vial secundaria y terciaria.

A propósito de la red vial secundaria y terciaria, esta fue construida en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado con el fin que los caficultores sacaran a los pueblos sus cosechas de café, que luego eran transportadas a las trilladoras de Armenia con destino a su exportación por Buenaventura. De ahí que estas carreteras fueron pensadas para el tránsito de Jepp Willis y camionetas que movilizaban café, plátano y bultos de naranja. Más tarde, en las décadas del ochenta y noventa, mediante convenios celebrados entre el Comité de Cafeteros del Quindío y los gobiernos locales, se asfaltó la mayoría de vías secundarias, pero, sin mejorar sus especificaciones, es decir, sin rectificarlas ni ampliarlas, obras que mejoraron la comunicación entre municipios.

Ahora, sobre la misma red vial construida para las necesidades de la caficultura del siglo XX, pretendemos soportar el desarrollo turístico de un departamento que recibe cerca de un millón de visitantes al año con la ilusión de vacacionar y conocer el PCC. Esta es la razón por la que se taponan vías como la de Arrayanal – Salento, La Tebaida – Pueblo Tapao – Montenegro y Cruces – Filandia, entre otras.

Algo parecido sucede con la Terminal de Transportes de Armenia, construida a mediados de los años ochenta para las necesidades de una ciudad y un departamento que no eran destino turístico y de una región que no tenía autopista del Café ni doble calzada en construcción a Bogotá con túnel de La Línea incluido. Para colmo de males, el terremoto de 1999  destruyó la parte de transporte intermunicipal, área que representaba  cerca de una tercera parte de la edificación, hecho que obligó a reubicar este servicio en la zona destinada al transporte interdepartamental y parqueaderos sin que fuera reconstruido lo que tumbó el sismo. Entonces, ¿cómo pretender que la infraestructura de la Terminal esté a la altura de las necesidades de un departamento turístico? 

En definitiva, el Quindío se haya frente al desafío de formular un ambicioso plan vial que incluya otros medios de transporte (por ej: teleféricos), de forma que sea asumido por los gobiernos locales como prioritario para que de forma urgente gestionen su financiación con recursos públicos o con esquemas de asociación público-privado. De igual forma, es preciso que la Administración de Armenia se entreviste con la Gobernación del Meta, accionista mayoritario de la Terminal de Transporte de Armenia, para proponerle la ampliación de la misma o la construcción de una nueva terminal en el Quindío.

Armando Rodríguez Jaramillo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Siquiera se murieron los abuelos sin ver el vergonzoso eclípse

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 24 de mayo de 2014
Quizá el nombre de Jorge Robledo Ortíz, uno de los referentes de la poesía del siglo XX, no tenga significado para los jóvenes de hoy. A Ortíz, oriundo de Santa Fé de Antioquia y fallecido en 1990 en Medellín, se le recuerda por su imagen decimonónica del rapsoda popular a igual que sus coterráneos Gregorio Gutiérrez González y Epifanio Mejía.
En sus versos quedó su impronta personal al exaltar las tradiciones y la cultura de su tierra y por levantar su voz contra la crueldad y el despotismo, razón por la cual se le recuerda como el "Poeta de la raza."
Y es precisamente ahora, cuando estamos inmersos en un proceso electoral para elegir presidente de la República, proceso que será recordado por la degradación y bajeza a la que hemos llegado en la forma de hacer la política, que las letras de poesías como la de “Siquiera se murieron los abuelos” cobran vigencia y valor pues nos enfrenta a la erosión d…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…