Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2018

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…

Palabras y desarrollo tecnológico

El diccionario de la RAE contiene cerca de 88.000 palabras sin incluir las casi 70.000 del diccionario de americanismos, lo que nos lleva a pensar en cuántas palabras de estos voluminosos repositorios usamos para comunicarnos de forma verbal y escrita. Y aunque no hay cifras exactas sobre el asunto, todo apunta a que una persona con estudios elementales y que no lea más que textos básicos usa entre 300 y 400 palabras para hacerse entender en su vida diaria, capital léxico que puede aumentar a 2.000 o más cuando se trata de alguien que con frecuencia lee revistas, periódicos y algunos libros, y podría superar las 5.000 cuando el individuo escribe con regularidad, lee de forma periódica y se dedica a actividades culturales e intelectuales. En suma, entre mayor sea el nivel cultural de una persona más cantidad de vocablos conocerá, comprenderá y usará.
La relación que existe entre cultura y palabras sirve de analogía para comparar países desarrollados con los que no lo son. Como el desarr…

Candidatos incomprendidos

Las candidaturas al congreso y a la presidencia están en plena efervescencia buscando visibilidad para captar la atención ciudadana.

Es por esto por lo que aparecen, como por arte de birlibirloque, vallas, afiches y pendones con rostros de aspirantes recién rejuvenecidos. Ellos se apresuran a sacar perfiles en redes sociales y de a poco son expertos en Twitter, Facebook e Instagram. Compran publicidad en revistas, periódicos, radio y televisión donde se hable bien de ellos. Contratan periodistas que difunden cuanta cosa hacen y un “community manager” que administra redes sociales y el entorno 2.0. Persuaden a sus seguidores para que cuelguen afiches y pendones en las fachadas de sus casas y negocios. Se inventan frases sin sentido que de tanto repetirlas se vuelven eslóganes de campaña. Imprimen plegables donde relacionan su trayectoria de servicio y sus promesas como si fueran planes de gobierno de futuros alcaldes o gobernadores. Siempre ríen y saludan, aunque es una odisea hablar co…