Ir al contenido principal

Lo hacemos o nos marginamos

Los expertos opinan que el crecimiento de la economía colombiana en 2017 bordeará el 1,6% y que el de 2018 no superará el 2%, porcentajes sintomáticos de un país que parece mirar con desdén el universo de oportunidades que brinda la economía del conocimiento mientras continúa fijando sus expectativas de desarrollo en los recursos del subsuelo como carbón, níquel, oro y petróleo.

Esto nos debe motivar a no seguir rehuyendo los desafíos que nos plantea la Cuarta Revolución Industrial en la que están inmersos los países líderes en competitividad. Es suicida seguir postergando el debate sobre la necesidad de cambiar de modelo productivo y, sobre todo, de cómo lograrlo. De no tomar la decisión de dar el paso ahora, no lo daremos nunca, pues cada vez será mayor la distancia que nos separe de los países avanzados.

Hoy se acepta que el desarrollo de un país no se construye desde el centro, se hace desde lo local, por cuanto éste es la suma de las dinámicas productivas de sus territorios. Así como en lo global hay grandes distancias con Suiza, Estados Unidos, Singapur, Holanda y Alemania que encabezan los primeros cinco puestos del Reporte Global de Competitividad 2017 del Foro Económico Mundial, en lo nacional las hay con Bogotá, Antioquia, Santander, Caldas y Risaralda que ocupan los primeros puestos en el Índice Departamental de Competitividad 2017 del Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario, rezagos territoriales que deberían ser acortados si se quieren crecimientos más armónico.

En consecuencia, si el Quindío desea mejorar el puesto 14 que obtuvo en el Índice Departamental de Competitividad 2017, se deben asumir políticas públicas que focalicen la gestión del desarrollo en las empresas, en la innovación y en la formación del talento humano con un horizonte de mediano y largo plazo bajo un consenso colectivo por fuera de las coyunturas políticas.

No le tengamos miedo a impulsar un crecimiento empresarial con productividad, a incentivar los clústeres regionales, a fomentar la industrialización (manufactura, agroalimentos, agroindustria) y los servicios (turismo, TIC, comercio, salud). Apropiémonos de la cultura de la innovación para crear ventajas competitivas a nuestros productos y servicios, para esto hay que crear un verdadero ecosistema de innovación liderado por las empresas e impulsado por la administración pública y las universidades. Pero nada de esto será posible de no transformar la educación, de no establecer un modelo enfocado en la formación tecnológica y el escenario empresarial, una formación con pertinencia orientada a las necesidades del sistema productivo. Hay que impulsar la atracción de inversión productiva y crear centros de excelencia empresarial con visión global.

Todo esto será eficaz si concentramos los esfuerzos anotados en sectores estratégicos con capacidad de actuar como tractores del crecimiento y si la gestión en desarrollo productivo, innovación y educación la realizamos de forma articulada y no por separado como si se tratase de asuntos divergentes.

Este es un reto atractivo y prometedor, no necesariamente imposible ni reservado a regiones especiales y superdotadas. Sólo es preciso organizarnos y afrontar el desafío de involucramos en la Cuarta Revolución Industrial. Lo grave es que no hay alternativa: lo hacemos o nos marginamos.


Armando Rodríguez Jaramillo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Ferropista Armenia – Ibagué pide pista.

En la versión 17 del Foro Latinoamericano de Liderazgo e Infraestructura CG/LA (Brasilia, 31 de julio - 02 de agosto / 2019), el proyecto Ferropista en la Cordillera Central de Los Andes, Corredor Logístico Bogotá – Buenaventura, Tramo: Ibagué – Armenia, Colombia” figuró de cuarto entre los 100 proyectos estratégicos más importantes de la región.
Esta es una propuesta de Asociación Público Privada de Iniciativa Privada de las firmas ARCS Estudios y Servicios Técnicos, S.L. y UC CONSULT, S.A.S. que fue radicada ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) para el diseño, construcción y operación de un sistema multimodal de transporte de carga que ha obtenido la Declaración de Viabilidad por parte de ANI al considerarlo “un proyecto estratégico y de interés para la Agencia, por ajustarse a las políticas sectoriales de transporte”.
La propuesta pretende ofrecer una solución eficiente de transporte de carga que facilite el paso a través de la Cordillera Central, eterno cuello de botel…

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…