Ir al contenido principal

Mi ciudad no es la nuestra

La forma en la que muchos ciudadanos se apropian del espacio público ha llevado a que se piense primero en mi ciudad antes que en nuestra ciudad, axioma hecho suyo por los que anárquicamente creen que, como lo público es de todos y no tiene dueño definido, puede ser capturado para su beneficio y usufructo, pues consideran que lo que es de todos, por extensión, también es mío y nadie me lo puede reclamar, razonamiento que lesiona el interés público y el bien común, principios que deberían ser pilares del sistema educativo desde temprana edad con el fin de formar ciudadanos y sociedad, y que constituyen derechos colectivos que deberían ser garantizados por los gobiernos sin necesidad de exigirlo.

Pero la realidad indica que la ciudad se volvió coto de caza de muchos que parecen ostentar una patente de corso legitimada por la ineficiencia de las autoridades para con su misión de hacer respetar el interés público. De ahí que cada cual se apropie de un pedacito de ciudad sobre el que levanta fronteras invisibles que hace respetar de otros invasores o de cualquiera incauto que ingenuamente salga con el discurso de la prevalencia del interés general sobre el particular, defensa que hacen usando todos los recursos, incluyendo la intimidación y la violencia verbal y física.

Esto lleva a que se invadan andenes, calles y parques con casetas informales, mesas hechizas, carretas y sombrillas para vender mercancía legal o ilegal, y que saquen cocinas ambulantes para preparar frituras y viandas en las vías sin las mínimas normas de higiene y preparación de alimentos. Para ellos el derecho al trabajo otorga el derecho a invadir el espacio público. No es una discusión de fondo, sino de forma.

También hay comerciantes y dueños de cafeterías que colonizan los andenes de sus fachadas transformándolos en vitrinas de venta; restaurantes que pagan por usufructuar sus aceras segregando al peatón; talleres y almacenes de repuestos que prestan sus servicios de mecánica en plena vía; y compañías de internet, televisión y telefonía móvil que tienen en el espacio público su oficina de venta de servicios. Ellos actúan de forma ventajosa para aprovechar el costo de oportunidad que representa rentabilizar los bienes públicos.

Otros parquean sus vehículos en cualquier parte interrumpiendo la movilidad y obstruyendo hasta las rampas diseñadas para los discapacitadas en sillas de ruedas o para las señoras con bebes en coches; o taxistas que insisten en recoger pasajeros invadiendo un carril frente a los centros comerciales o las bahías dispuestas como paraderos de buses. Para ellos primero está su negocio que el bienestar de la ciudad.

Por último, menciono las franjas de protección vecinas a los ríos y quebradas invadidas por algunos constructores para ampliar el área útil de su negocio. Ellos se protegen argumentando que su sector dinamiza la economía local y genera empleo, como si el fin justificara los medios.

Entre tantos intereses individuales se perfila mi ciudad, la de cada uno, en detrimento de nuestra ciudad, la Armenia de todos.

Armando Rodríguez Jaramillo


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…