Ir al contenido principal

36 días sin clases

Al escribir este artículo mi país acumula 36 días con las puertas de colegios y escuelas públicas bajo cerrojo, 36 días con los salones desolados, 36 días en los que las bibliotecas aguardan por quién desempolve sus libros, 36 días con los laboratorios vacíos, 36 días con los campos de juego y canchas deportivas abandonados, 36 días sin comensales en los restaurantes escolares, 36 días con los cuadernos y libros arrumados, 36 días sin estudiantes, 36 días de ausencia docente, 36 días de desconcierto para los padres de familias, 36 días de silencio oficial, 36 días de haber arrinconado la educación en el cuarto del rebujo.

«No puedo pensar en ninguna necesidad de la infancia tan fuerte como la necesidad de protección de un padre» dijo Sigmund Freud, frase de la que se infiere, que además del empeño de los padres en procura que a sus hijos no les falte lo necesario para su crecimiento, desarrollo y formación, al Estado y profesores les corresponde, a manera de segundos padres, la insoslayable misión social de educar y proteger a los niños.

¿Acaso la Constitución Política de mi país no dice que la educación es un derecho fundamental de los niños y que sus derechos prevalecen sobre los derechos de los demás? ¿No fue el gobierno de mi país el que en 1989 firmó en las Naciones Unidas un tratado vinculante denominado la «Convención de los Derechos del Niño»  comprometiéndose a darles protección especial por su condición de seres humanos que no han alcanzado su pleno desarrollo físico y mental? ¿No son todos y cada uno de los derechos de la infancia inalienables e irrenunciables, por lo que nadie puede vulnerarlos o desconocerlos bajo ninguna circunstancia? Entonces, si esto es así, ¿por qué diantre llevamos 36 días con el derecho a la educación truncado?

Pero no nos llamemos a engaño, porque a pesar que la enseñanza en mi país fue interrumpida, los jóvenes e infantes asisten en el gran aula máxima de la nación a una clase magistral sobre cómo los adultos responsables del gobierno y de las organizaciones de maestros solucionan sus reclamos laborales y los males del sistema educativo a través de protestas y bloqueos de vías, enfrentamientos con la policía, vociferaciones y peroratas, declaraciones mediáticas, amenazas de suspender la negociación, regateo, promesas que no se cumplen y otras actitudes para presionar y ablandar a la contraparte en el fragor de una disputa en la que sólo hay dos perdedores: el país y sus niños. Y como el ejemplo se aprende, no se nos haga extraño ver a los niños de hoy, de adultos mañana, solucionando sus conflictos sin considerar que la palabra y el diálogo son las únicas opciones válidas de entendimiento.

Y mientras que todos parecen estar en el lugar equivocado: los niños en sus casas, los maestros en la calle y el gobierno… el gobierno quién sabe por dónde andará, recuerdo la frase del presidente John Fitzgerald Kennedy: «Los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro».

Nota: Me duele ver a los maestros de mi país en este rifirrafe con el gobierno y a los niños de vacaciones obligadas. No es justo para nadie, menos para ellos.

Armando Rodríguez Jaramillo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Siquiera se murieron los abuelos sin ver el vergonzoso eclípse

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 24 de mayo de 2014
Quizá el nombre de Jorge Robledo Ortíz, uno de los referentes de la poesía del siglo XX, no tenga significado para los jóvenes de hoy. A Ortíz, oriundo de Santa Fé de Antioquia y fallecido en 1990 en Medellín, se le recuerda por su imagen decimonónica del rapsoda popular a igual que sus coterráneos Gregorio Gutiérrez González y Epifanio Mejía.
En sus versos quedó su impronta personal al exaltar las tradiciones y la cultura de su tierra y por levantar su voz contra la crueldad y el despotismo, razón por la cual se le recuerda como el "Poeta de la raza."
Y es precisamente ahora, cuando estamos inmersos en un proceso electoral para elegir presidente de la República, proceso que será recordado por la degradación y bajeza a la que hemos llegado en la forma de hacer la política, que las letras de poesías como la de “Siquiera se murieron los abuelos” cobran vigencia y valor pues nos enfrenta a la erosión d…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…