Ir al contenido principal

El potencial de los clústeres del Eje Cafetero

En Los Clusters y la Competencia, artículo publicado en Harvard Business Review (volumen 1, número 2, enero-febrero de 1999), Michael Porter describe la importancia de los clústeres en el desarrollo económico local por la capacidad que tienen de integrar instituciones y empresas entorno a cadenas de valor, tal como se evidencia en los clústeres de alta tecnología en Silicon Valley, industria cinematográfica en Los Ángeles y automoción en Detroit. Y en los que se registran en el Observatorio Europeo de Clusters y en algunos países como Brasil, Chile y México en Latinoamérica.

De igual forma, en Colombia también se nota un creciente interés regional por este tipo de aglomeraciones empresariales como se advierte en los 13 clústeres que se impulsan en Bogotá, las seis iniciativas del proyecto “Medellín Ciudad Clúster” y la plataforma que agrupa nueve iniciativas en el Valle del Cauca.

Siendo los clústeres una masa crítica de empresas e instituciones que actúan en un mismo negocio con múltiples nexos entre sí, el texto de Porte trae un enunciado que invita a la reflexión por cuanto se podría aplicar al Eje Cafetero: “Una geografía económica caracterizada por la especialización y la dispersión —es decir, la presencia de una serie de áreas metropolitanas, cada una de ellas especializada en una gama de clusters— resulta una organización industrial mucho más productiva que la basada en una o dos ciudades enormes y diversificadas. En países como Alemania, Italia, Suiza y los Estados Unidos, este tipo de especialización y comercio interno —y de competencia entre las distintas regiones— motoriza el crecimiento de la productividad y mejora la capacidad de las empresas para competir con eficiencia a escala global”.

De ahí que al relacionar el texto de la cita con el territorio que comparten Caldas, Quindío y Risaralda, se podría afirmar que ésta es una geografía económica con áreas metropolitanas alrededor de sus ciudades capitales que cuentan con especializaciones productivas a manera de clústeres con el potencial de impulsar la productividad y mejorar la capacidad de las empresas para competir con eficiencia a escala global.

Así que, apelando a un nuevo arreglo institucional, la dirigencia regional podría intentar otros caminos que lleven a detonar procesos de desarrollo productivo con base en iniciativas clúster que sustituyan a las convencionales políticas sectoriales que poca efectividad han demostrado. De modo similar, tendríamos la oportunidad de cambiar el centro de gravedad de la integración regional, que por años ha pretendido la fallida creación de una región administrativa y de planificación (RAP), para articularnos alrededor de la especialización inteligente del territorio mediante iniciativas clúster. Está comprobado que este tipo de intervenciones son más eficaces para atraer inversión, crear empresa y riqueza, genera empleo, aumentar exportaciones y mejorar el bienestar colectivo.

Es tiempo de redefinir la agenda del desarrollo productivo del Eje Cafetero partiendo de lo que se tiene para avanzar a hacia lo que se quiere. De forma que un buen inicio puede hallarse en los once clústeres que tienen los tres departamentos en la Red Clúster Colombia. En ellos, y en otros que se organicen, puede estar, en parte, la clave para la siempre esquiva integración regional.

El mapa de clústeres de la Red registra las siguientes aglomeraciones en la región:

Departamento de Caldas: Clúster de Industrias Creativas del Eje Cafetero (30 empresas), NetworkIT – Clúster del Triángulo del Café (20 empresas) y Cadena Metalmecánica de Caldas (20 empresas).

Departamento de Risaralda: Iniciativa Novitas para el sector de BPO/ITO/KPO en Risaralda (72 empresas), Federación Clúster Textil Confección Eje Cafetero (11 empresas), Ruta Competitiva IREC - Industria de eventos y convenciones (130 empresas) e Iniciativa Adau - Negocios de la mora (110 empresas).

Departamento de Quindío: Iniciativa Tumbaga -turismo de experiencias (200 empresarios), Iniciativa Kaldia - cafés especiales (40 empresarios), Iniciativa Ártemis - cueros de alta gama (30 empresas) y Clúster TIC del Quindío (uXarteTIC) - negocios de usabilidad (41 empresas).

En suma, son once iniciativas que agrupan 704 empresas con negocios en agricultura y agroindustria, software y TIC, metalmecánica, industrias creativas, tercerización, confecciones, eventos y convenciones, turismo y cueros, que representan, indudablemente, una significativa base de negocios y empresas sobre los que deberían gravitar las políticas públicas de desarrollo productivo, el arreglo institucional, la pertinencia de los programas académicos, el foco de los grupos de investigación de las universidades, el apoyo de los gremios y la globalización del Eje Cafetero.

Armando Rodríguez Jaramillo



Artículo publicado en la revista Dimensión Económica, edición N° 18, marzo – abril – mayo de 2017. Corporación para el Desarrollo Económico y Social de Risaralda (Copesa) 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…