Ir al contenido principal

Bastenier y Prieto, dos legados importantes

Periodista Miguel Ángel Bastenier
Tengo por costumbre la lectura de periódicos iberoamericanos por las diferentes visiones que aportan de una misma realidad narradas en un mismo idioma.

El panorama del mundo hispanohablante es diverso y complejo, caleidoscopio de culturas y pensamientos que se retrata a través de la pluma de periodistas y columnistas. De muchos estimo, sin que necesariamente comulgue con sus posturas, la calidad y madures de sus cuartillas, sus análisis críticos y el ameno y buen español de sus escritos.

A propósito de lo dicho, los lectores sentimos la partida, la semana anterior, de dos grandes vinculados al diario madrileño El País. Primero, fue Joaquín Prieto, periodista que se caracterizó por su particular visión de la democracia al combatir aquellos argumentos simples y demagógicos que tanto daño hacen a la sociedad, a los partidos políticos y a los Estados. Hizo siempre un periodismo serio, con rigor y exactitud, escribiendo sólo lo que podía defender al día siguiente.

Segundo, fue Miguel Ángel Bastenier, un periodista latinoamericano nacido en España. Reconocido como maestro en la Escuela de Periodismo UAM-El País en Madrid y en la Fundación Gabriel García Márquez en Cartagena de Indias por su visión panorámica de la profesión y también por su permanente celo en el uso del idioma.  

Sus legados invitan a la reflexión sobre el enorme papel y la monumental responsabilidad que le asiste a la prensa, a la buena prensa, en una sociedad. “No creo demasiado en el periodismo como cuarto poder. El periódico es el contrapoder, que consiste en elogiar al poder cuando el poder acierta, criticar al poder cuando el poder se equivoca o denunciar al poder cuando el poder abusa. Y no solo al poder político, también al económico, al religioso, al cultural, al universitario, al deportivo...”, escribió Luís María Ansón (Periodismo influyente, El País, 26-04-2017) sobre la promesa tácita de los medios ante la sociedad.

En los convulsionados tiempos presentes, de Prieto y Bastenier nos quedan sus enseñanzas y escritos, herencia sobre la que, con osadía, me apoyo para opinar que las sociedades necesitan de una prensa seria, respetable y rigurosa, cimentada en excelentes escuelas de comunicación social y periodismo. Una prensa con capacidad de influir en la vida social, económica y política con responsabilidad, pero sin impunidad. Una prensa en la que sus directores, periodistas y columnistas asuman el compromiso de contribuir a la formación de un pensamiento crítico colectivo que conduzca a un propósito superior.

Mucho aportaría a la sociedad y a la democracia un periodismo independiente con mesura, equilibrio y objetividad. La prensa no puede ser meretriz de la política ni lacaya de los intereses privados, a ella sólo le corresponde tomar partido por la libertad de expresión y la formación de una consciencia colectiva sin que su actuación se condicione al apuntalamiento o socavamiento del poder político. Un periódico, en últimas, informa, analiza, debate y propone en un eterno espiral que contribuye a la formación de ciudadanos pensantes. Un periódico termina por parecerse a la sociedad que lo lee (¿o viceversa?), lo que le dará su grandeza o su propia destrucción.

Armando Rodríguez Jaramillo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…