Ir al contenido principal

El costo de lo que no hicimos

Hace 29 años la JICA del Japón y la CRQ formularon el Plan de desarrollo agrícola integrado de la cuenca del Quindío, documento conocido como el Plan JICA. El plan se ocupó de todo el departamento y presentó una estrategia de desarrollo a 15 años (1990 - 2005) que incluía la preservación de los bosques, conservación de cuencas hidrográficas, control al uso y erosión de suelos, descontaminación de aguas, construcción de caminos rurales, regulación del crecimiento urbano, diversificación y tecnificación agropecuaria y un embalse sobre el río Navarco que garantizara el suministro de agua para estos desarrollo y el crecimiento poblacional.

Del proyecto recuerdo una reunión de trabajo con algunos dirigentes gremiales y el equipo técnico que integrábamos 26 consultores nipones y colombianos. En ella los japoneses expusieron que el comercio mundial iba hacia la liberación de aranceles por lo que acuerdos como el del Pacto Internacional del Café, sobre el que se sustentaba la industria cafetera nacional y la economía del Quindío, tenían su futuro comprometido, razón por la cual recomendaron empezar a prepararnos para competir en un mercado en el que los precios sería fijados en las bolsas y por variables como la calidad del grano.

Esta afirmación de técnicos de la JICA, que sin duda tenían una mirada más global que la nuestra, no fue de buen recibo por varios de los presentes que manifestaron que la organización del comercio mundial del café era sólida, que la caficultura había sido por décadas la base de la economía del departamento y que no había nada que justificara cambiar la forma de producir café o la necesidad de diversificar la producción.  La vehemencia de estos planteamientos fue tal, que las propuestas se retiraron del Plan JICA por inanes. Dos años después, en 1989, conocimos de la ruptura del Pacto del Café, y el resto de la historia la conocemos todos.

En ocasiones otear al pasado sirve para reflexionar sobre lo que somos. Hoy el mundo habla de regiones inteligentes, que más allá de precisiones conceptuales que escapan a este artículo, es inequívoco que una región que se considera como tal que tiene la capacidad de aprender de sus éxitos y fracasos y tomar las decisiones apropiadas y oportunas para superar los problemas que se le presenten, lo que al parecer no es una cualidad de este Quindío.

Lo proyectado hace tres décadas por la JICA y CRQ se quedó en algún recodo del camino. Como no hicimos la tarea y los gobiernos no asumieron las decisiones que debieron tomar, el deterioro ambiental se agudizó y nos pasó su cuenta de cobro. Lo paradójico del caso es que persistimos en sólo seguir discursando sobre preservar los bosques, cuidar los nacimientos de agua, conservar las cuencas hidrográficas, controlar la erosión de suelos, descontaminar las aguas, construir vías rurales, moderar la expansión urbana, diversificar y tecnificar la producción agropecuaria y hacer un embalse que garantice el suministro de agua para el desarrollo futuro.


Entonces, ¿cuánto cuesta lo que no hicimos?

Armando Rodríguez Jaramillo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…