Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2016

La tienda Cocora y el valle de Cocora

Correo enviado el 22 de mayo por Armando Rodríguez Jaramillo al académico Roberto Restrepo en alusión al artículo que le publicó La Crónica del Quindío titulado "Alvaro Mutis y las minas de Cocora".
Estimado Roberto.
Cordial saludo.
Estimado Roberto, leí con atención tu artículo de hoy en La Crónica del Quindío titulado "Álvaro Mútis y las minas de Cocora" y creo que existen algunas imprecisiones en la entrevista que citas de César Hincapié Silva al escritor Álvaro Mútis.

El abuelo materno de Mutis, Jerónimo Jaramillo Uribe, manizalita que al parecer participó en la fundación de Armenia, tenía la finca Coello que se ubicaba en la confluencia de los ríos Coello y Cocora en el corregimiento de Coello-Cocora de Ibagué, en límites con el municipio de Cajamarca, lugar en el que veraneaba de niño el escritor. Así que las minas de oro de Cocora a las que se hace alusión en la entrevista de Hincapíé Silva nada tiene que ver con el Valle de Cocora en Salento, son dos lugares mu…

La sustitución de relaciones

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)
El Quindío parece haberle apostado a un modelo de desarrollo hacia adentro basado en la sustitución de sus relaciones externas. Esto explicaría el soliloquio político que practicamos y que nos llevó a hacer mutis por el foro en el escenario del desarrollo regional hasta apropiar una mirada endogámica de futuro que poco a poco modeló un departamento que no otea más allá del alto de La Línea y de los ríos Barbas y La Vieja, tal vez en esto estriba la razón del por qué actuamos como lo hacemos, o sino miremos algunos ejemplos.
Por tercera vez en dos años fue declarada desierta la licitación para dar en concesión el aeropuerto internacional El Edén sin que en este tiempo nos hayamos encontrado con los alcaldes de Neiva y Popayán para evaluar si los pliegos de condiciones diseñados por la ANI llenaban las expectativas de desarrollo de sus ciudades y para ver qué se podía  hacer para que las licitación fueran más atractivas.

El tren del olvido

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)
Después de la debacle de Ferrocarriles Nacionales que precipitó el abandono y pérdida definitiva de buena parte de la Red Férrea del Pacífico hasta reducirla a 387 km representados en las vías Buenaventura - Cali (174 km), Cali - Cartago (173 km) y el ramal Zarzal - La Tebaida (40 km), ha pasado poca agua bajo los rieles.
Los hechos hicieron que en 1998 el Gobierno entregara en concesión por 30 años la Red Férrea del Pacífico a la empresa Tren de Occidente, de la cual Prominex S.A., luego Zona Franca del Eje Cafetero S.A., fue accionista, para que rehabilitara, mantuviera y operara el tren entre Buenaventura y La Tebaida. Desde entonces los quindianos andamos ilusionamos con una plataforma multimodal de servicios logísticos de carga a la que llamamos Puerto Seco.

La ciudad del caos

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)
En los últimos tres o cuatro años los armenios hemos presenciado la mutación de nuestra otrora apacible ciudad en algo parecido a una urbe compleja y complicada.
La ciudad acusa un auge constructivo sin precedentes que la haló horizontal y verticalmente. Se tiene la percepción que hay gente nueva entre nosotros, que hay mayor número de vehículos con placas de otras partes que no están de paso. Se siente por aquí y acullá cierta efervescencia y frenesí que acelera la cotidianidad y congestiona nuestras vidas.