Ir al contenido principal

Mañana empieza hoy

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia)

Del futuro del Quindío, que en 2016 celebrará sus bodas de oro como departamento, se han escrito numerosas cuartillas y dicho muchas cosas. Hablar de lo por venir y del porvenir no es nada fácil, como tampoco lo es construir el futuro deseado.

Cuando en 1966 dimos los primeros pasos como entidad territorial, estábamos embelesados con la frase: “grande, rico y poderoso”.  Parapetados en la atalaya de la bonanza cafetera de los setenta, nos empoderamos de este cliché y creímos que podíamos ser sólo café. Por esos años había prosperidad y los excedentes económicos del cultivo apocaban las demás actividades productivas. El Quindío era un paradigma de prosperidad y calidad de vida que nos enorgullecía. 

En los años ochenta vino la destorcida con la ruptura del Pacto Internacional del Café que deprimió los precios del grano en las bolsas del mundo, causando un fuerte remesón en nuestra estructura económica del que no nos hemos podido recuperar tres décadas después.

En respuesta a las vicisitudes del café, en los años noventa y calendas posteriores construimos un llamativo discurso sobre la posición geoestratégica del Quindío entre Bogotá, Medellín y Cali (Triángulo de Oro), amén de su cercanía al Pacífico por Buenaventura. Nos ufanamos por estar en el corazón de Colombia y creímos que la sola ubicación garantizaría el desarrollo agropecuario, agroindustrial y turístico que necesitábamos, autoproclamándonos como el primer destino turístico del interior del país.

Pero como las cifras matan las emociones, las estadísticas de los últimos lustros (PIB, exportaciones no tradicionales, cultivo del café, desempleo, indicadores de pobreza, educación e índices de competitividad, entre otros) mostraron que otros departamentos, en especial los vecinos, avanzan con mayor velocidad. En conclusión, nos dimos cuenta que el otrora “rico, joven y poderoso” se encontraba en alerta amarilla.

La necesidad de reinventarnos. 

Como los resultados no son halagadores, entre más rápido aceptemos que nos hemos equivocado más pronto transitaremos por la senda de la rectificación.  De ahí que nos enfrentemos a la necesidad de reinventarnos, de pasar de la retórica a las acciones concretas. Llegó el momento de dejar de lado los enfrentamientos políticos insulsos para encarar con seriedad los retos del desarrollo. Precisamos de gobiernos a los que les importe el ahora y el progreso, no las próximas elecciones. Empresarios que se la jueguen por los negocios del conocimiento haciendo uso de la innovación. Universidades que sepan moldear el talentoso recurso humano quindiano y poner la ciencia, tecnología e innovación al servicio de la región. Ciudadanos comprometidos socialmente y con pensamiento crítico.

El año del cincuentenario es propicio para hacer un alto en el camino, para dejar la senda fangosa y resbaladiza por la que hemos venido transitando en la que abundan las pugnas estériles, la política que se permuta y se vende, y los intereses individuales. Es hora de pensar cómo construir un departamento diferente en el que tengan cabida nuestros proyectos de vida.

Una cosa es segura: El futuro del Quindío se construirá con o sin quindianos. De nosotros depende si queremos participar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…