Ir al contenido principal

Derecho a pensar dignamente

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)

"No creo en religiones institucionales ni en sectas partidistas."

La convulsionada vida actual, la avalancha de noticias y los tsunamis de información gracias a (o por culpa de) los adelantos tecnológicos erosionan el pensamiento crítico y nos limitan para ejercer como ciudadanos. Esta alteración de la consciencia social ha afectado el comportamiento cívico, sobre todo en momentos cruciales como los de las elecciones de alcaldes y gobernadores.

La consciencia individual y colectiva asumió una peligrosa escala de valores en la que los asuntos públicos, por ser de todos, no son de nadie, lo que dio patente de corso para que se usen de forma  indiscriminada sin consideración alguna. Esto es lo que pasa con la invasión del espacio público, donde el usurpador aduce que como los andenes, parques, plazas y vías son bienes públicos, son de él, y que por tanto tiene derecho a ocuparlos y usufructuarlos bajo la premisa de que el que primero llega, primero lo usa.

Es así como el pensamiento colectivo termina por aceptar que los recursos del Estado, físicos, financieros y humanos, se pueden usar para favorecer campañas políticas. Es abiertamente conocido que la mayoría de candidatos son ungidos y patrocinados por un gobernante en ejercicio mediante el uso de los recursos públicos, práctica que es coram populo, es decir, delante del pueblo, públicamente, a la vista de todos.

La corrupción es de siempre, porque siempre ha habido corruptos y corruptores, pero la sensación de que ahora hay una mayor corrupción posiblemente se debe a que   existe la percepción que los organismos de control no observan lo que todos ven y que los corrompidos se tomaron confianza y se volvieron cínicos y desafiantes con la sociedad. Sin embargo, a pesar de lo dicho, creo que la democracia es el sistema menos malo que existe.

En la otra orilla, muchas personas, más de los que ellos mismos se imaginan (si al menos sospecharan cuántos son, actuarían), se la pasan criticando las prácticas de los gobernantes y el papel de los partidos políticos y sus maquinarias electorales. Usualmente hablan en privado, pero callan en público. Son los que dicen que la gente debería actuar, sin reparar que ellos son los demás de los demás.

En medio de estas circunstancias políticas y sociológicas que son una forma de realismo mágico, me declaro un agnóstico político y nihilista positivo del sistema de gobernanza actual en razón a que no creo en religiones institucionales ni en sectas partidistas, creo en el Estado y la sociedad, creo en el interés público y en orden social. Como dijo el filósofo catalán Salvador Pániker recientemente en una entrevista a La Vanguardia de Barcelona: “No creo en el divinismo sino en las soberanías compartidas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…