Ir al contenido principal

Paisaje en peligro de extinción

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)


Con motivo de las declaraciones del botánico Raúl Bernal, en el Simposio Mundial de Palmas que culminó el 26 de junio en el Jardín Botánico del Quindío, que afirmó que la Palma de Cera del Quindío “está muerta en vida”, traigo a colación apartes del artículo “Vestigios de un paisaje fósil” que escribí para La Crónica del Quindío en septiembre de 2006:

La palma de cera del Quindío (Ceroxylon Quindiuense), reportada en 1801 por el naturalista alemán Alexander Von Humboldt a su paso por el Camino del Quindío, declarada “árbol nacional” de Colombia en 1985 por el presidente Belisario Betancur, constituye un elemento fundamental del maravilloso escenario natural que son las “Montañas del Quindío”, desacertadamente llamadas cordillera Central.
¿Quién no ha disfrutado de la esbeltez de este símbolo patrio y de la flora nacional, cuya presencia no pasa inadvertida cuando se asciende por encima de los 2.000 m.s.n.m.? Colombianos y forasteros hemos admirado incansablemente las espigadas palmas que se alzan 60 metros por encima del suelo en las montañosas del “Alto Quindío” y que sirven como iconos para promocionar al paradisíaco valle de Cocora en Salento.

Sin embargo, un buen observador no omite que entre pastizales no se encuentran palmas jóvenes, es decir, que el paisaje está matizado sólo por individuos adultos, que por su exuberancia, hacen olvidar que no hay sucesión generacional, que no existe en los potreros germinación y crecimiento de plántulas que aseguren su reproducción, tal como sucede en las zonas boscosas que circundan la parte alta del valle donde se observa, entre el sotobosque, el crecimiento de pequeños ejemplares que garantizan la reproducción de la palma, otrora perseguida inmisericordemente para las procesiones del Domingo de Ramos en Semana Santa.

Este paisaje de palmas adultas entre praderas, que tanto atrae al visitante, es como una sociedad de hombres y mujeres mayores sin niños. Y es que para que la semilla de la palma germine debe existir unas condiciones de humedad y semi-oscuridad que sólo se dan entre el sotobosque, por lo que es poco probable que los frutos que caen a los pastizales se reproduzcan, y si acaso sucediera, la plántula estaría expuesta al ramoneo y el pisoteo del ganado caballar y vacuno, y al implacable control de malezas de los ganaderos.

Así las cosas, y a riesgo de que se me tilden de agorero, el tradicional escenario del valle de Cocora con sus palmas de cera corre el riesgo de no tener continuidad en el tiempo, con esto quiero decir que una vez que las palmas adultas entre potreros, culminen su inexorable ciclo de vida, desaparecerán, y con ellas uno de los mayores atractivos del lugar.

Desconozco qué se podría hacer para resembrar con palmas los potreros y asegurar la conservación del Árbol Nacional en las zonas que una vez fueron su hábitat natural, sólo sé que ésta situación debería preocuparnos a todos los que nos esforzamos preservar el medio ambiente y fomentar el turismo de naturaleza en el país del “realismo mágico”. De continuar las cosas así, lo más probable es que en pocas décadas la Palma de Cera, entre pastizales, en el valle de Cocora, no hará parte integral del paisaje.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…