Ir al contenido principal

Mutaciones urbanas

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)

En realidad no me gusta ver cómo los centros comerciales se fueron adueñando de nuestras ciudades desde que Unicentro llegó a Bogotá en 1976. Sus habitantes, y todo aquel que viajara a la capital, iban en romería al centro de marras que ofrecía variadas novedades, además de cierta sensación de seguridad en su interior. Pronto vino una verdadera eclosión de estos establecimientos en la capital del país, luego, en Cali y Medellín, después, en todas las ciudades intermedias, lo que transformó los hábitos de compra y uso del tiempo libre.

En los años noventa Pereira fue la ciudad del Eje Cafetero que mostró mayor auge en la construcción de centros comerciales. Miles de visitantes provenientes de Caldas, Quindío y norte del Valle del Cauca iban de compras o por esparcimiento a la capital risaraldense para regresar a sus ciudades cargados de paquetes sin haber conocido más que almacenes, supermercados, cinemas, restaurantes de comidas rápidas y zonas de juegos para niños. Se consolidaba así la clásica sociedad de consumo que adquiere de todo sin mirar lo que necesita.

Posteriormente se construyeron estructuras de similar formato en Manizales y Armenia, con las mismas grandes superficies, idénticos restaurantes encajados en repetidos mall de comidas rápidas, iguales almacenes de cadena, gemelas salas de cine, copiadas zonas de juegos y parecidos estacionamientos de vehículos. Y es que es tanta la homogeneidad de los centros comerciales, que al entrar en ellos uno olvida en que ciudad está.

Entonces muchos dejaron de ir a la Perla del Otún para quedarse en sus nuevos espacios confinados gozando de un supuesto desarrollo que prometía nuevas atracciones para la familia. Pero dejando de lado su contribución urbanística (que no siempre es la más acertada cuando de estética se trata), la ampliación de oferta comercial, la generación de empleo local y el pago de impuestos municipales, considero que el aporte de los centros comerciales al desarrollo de nuestras ciudades ha sido relativo, puesto que la mayoría de sus almacenes son franquicias, las grandes superficies no venden productos de la región, los restaurantes de comidas rápidas son de cadenas nacionales o internacionales y los juegos para niños son concesiones. Todo indica que lo único propio está representado en algunos modestos almacenes de empresarios de la región y los buhoneros que se ubican en los andenes de la periferia para vender baratijas y bisuterías.

Es innegable que los centros comerciales cambiaron el referente de ciudad a tal punto que es usual que se intente medir el desarrollo urbano por el número de estos establecimientos. Pero su huella también quedó en nuestras costumbres, pues muchos dejaron de disfrutar con la familia en parques, instalaciones deportivas, centros de recreación, piscinas y paseos al aire libre por parajes rurales para encerrarse en estas estructuras en las que no se percibe cuándo el día se convierte en noche. Poco a poco, de forma absurda, dejamos de disfrutar del paisaje, del sol y el viento, de los juegos a campo abierto, de nuestros ríos y montañas, y de practicar deportes hasta que el sol acaramelara nuestra piel, por trepar a los niños en maquinitas de juegos que engullen moneditas, transitar por escaleras eléctricas, mirar vitrinas, ir a cine atiborrados de gaseosas y maíz pira, y hacer cola para comprar un helado, una hamburguesa o una pizza y luego esperar a que desocupen una mesa para comer de afán porque que hay otros que esperan, con bandeja en mano, para lo mismo.

Algunos dijeron que los centros comerciales eran un nuevo atractivo para los visitantes y turistas, olvidando que lo que ofrecíamos era paisaje, cultura cafetera y experiencias, pues lo que tenemos es único mientras que centros comerciales los hay por todas partes.

En fin, no sé cuántos compartan mis apreciaciones, pero reitero que no me gusta el modelo de esparcimiento y recreación en espacios cerrados, prefiero definitivamente el aire libre, el goce y disfrute del espectacular paisaje que tiene la región cafetera.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…