Ir al contenido principal

Mamá, llegó el circo

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)

Una calurosa tarde, un niño como de doce años, llegó corriendo a su casa. Su respiración era jadeante y el sudor mojaba copiosamente su raída camisa, recordatorio de las penurias de su hogar.

−Mamaaa, ¿dónde estás? –gritó Sebastián.

−No grites que no soy sorda –dijo su madre sofocada–. Qué te pasa mocoso de los infiernos, ¡qué bicho te pico!

−¡Mamita, mamita!, llegó el circo. ¡Yo lo vi!, está en el parque.

La madre respiró con lentitud, y al ver a su hijo a punto de un colapso, expresó:
−Hijo, por Dios, ¡qué circo ni qué pan caliente! Ponte a hacer las tareas que hartas tenés pa’ mañana.

−Maaa, es verdad. Llegó el circo. Te lo juro por diosito lindo, es el mismísimo circo. ¿Me crees?

−Vamos, tómate el jugo, y explícame ese cuento.

−Estaba jugando en el parque, cuando oímos la música del circo, tu sabes, ese para pa pum, pa pum, pa pum,  –y el niño marchó en círculo, rodillas en alto y bamboleo de brazos, al compás de una banda imaginaria−. Venían mujeres bonitas, con camisetas de colores, entregando volantes. Atrasito estaban los payasos haciendo recocha, gritando vivas a un señor risueño que aparecía en fotos por todos lados: en los volantes, en las camisetas, en afiches y pancartas. Yo creo mamita, que si ese señor de las fotos se ríe, es porque está feliz de trabajar en el circo.

 −Apure “culicagao” que tengo mucho oficio y todavía me falta hacer de comer –dijo con desespero la madre.

−Cálmate  −repuso Sebas para seguir con su relato−. Despuesito aparecieron los zanqueros y los mimos, mas charros que ni pa’que. Los zanqueros escupían fuego y los mimos nos mamaron gallo hasta que nos totíamos de la risa. Llegaron carros pitando y con música a todo taco, llenitos de papeles y afiches del señor risueño. Había muchos payasos mamá, cantidades de payasos. Yo nunca me imaginé que un circo tuviera tantos payasos, ¡qué risa la que me dio! También vi malabaristas que hacían lo que les pedían. ¿Y sabes quienes venían vestidos de payasos?, pues Pedro el profesor, misiá Eunice la del puesto de salud y don Arnulfo el de la alcaldía. Pero un tantico mami –dijo el niño−, que lo mejor fue cuando llegó la estrella del circo, el señor de las fotos, rodeado de mucha gente. Ese señor se las sabe todas, es un adivino, pues hablaba de lo que iba a suceder y le prometía de todo a la gente. Ese sí que es un bacán, si lo hubieras visto mamita, saludó a todos por el nombre y a las mujeres de beso. Luego los de la junta de acción comunal anotaban la cédula y la dirección de los que querían ir a la función y les repartían mercados.

El papá, que había escuchado en silencio a su hijo, dijo desde el comedor:


–No seas pendejo Sebastián que eso no es un circo, es una campaña política; más bien coja oficio y váyase a estudiar que el tiempo perdido lo cobra Dios.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…