Ir al contenido principal

Armenia y su desempleo

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)

Como es usual el último día de cada mes, el pasado 30 de abril el DANE publicó el boletín sobre indicadores del mercado laboral para las 23 principales ciudades colombianas, en el que Armenia aparece con una tasa de desempleo de 16,9% detrás de Cúcuta, ciudad que tuvo el primer lugar (18,1%), pero muy lejos de Montería, que presentó el menor registro (7,2%)

Sin duda alguna que estos guarismos suscitarán reacciones de los dirigentes locales: Los gobernantes dirán que, gracias a sus ejecutorias, la tasa de desempleo, aunque de forma lenta, ha venido disminuyendo en los últimos años, al tiempo que demandarán del gobierno nacional un plan de choque para combatir el desempleo (aunque debo confesar que nunca he entendido esto del plan de choque); otros propondrán que se deje de lado las diferencias entre gobernación y alcaldía de Armenia, y que se conforme un frente común mediante la instalación de una mesa del empleo (tampoco entiendo que es esto); algunos hablaran de los servicios de los centros de información para el empleo; los cafeteros dirán que no hay cogedores de café y volverán a recordar que la caficultura fue la base de la economía nacional por lo que reclamarán mayor atención para el Quindío; los críticos señalarán que el DANE está equivocado en la medición porque el número de desocupados y de trabajadores informales es mayor; no faltarán los que acusen a los políticos y reclamen mejores gobiernos. En fin, muchos argumentos se desempolvarán para hablar de un tema que se pone de moda una vez al mes y que desaparece como por arte de magia.

El problema del desempleo, junto con el deterioro en el Índice de Desarrollo Humano en la región,  viene en aumento desde la ruptura del Pacto Internacional del Café (1989), sin que gobiernos, sector privado y universidades hayan tenido capacidad de reacción para generar respuestas concretas y colectivas a tan grave situación. Es así como los planes de desarrollo territoriales de las últimas dos décadas insisten en repetir lo que no da resultado; tozudamente continuamos apoyando las cadenas productivas mirándolas desde la oferta de bienes y servicios y no desde la demanda, así que primero estimulamos la producción y luego miramos si hay mercado; las instituciones públicas y privadas trabajan de forma desarticulada, cada una por su lado; no orientamos a los grupos de investigación hacia la producción de conocimiento aplicado a las necesidades de los empresarios como tampoco avanzamos en la apropiación de la innovación como instrumento para la competitividad; continuamos dando la espalda a las manufacturas y perdimos nuestra conexión con las actividades agropecuarias; y como si fuera poco, son evidentes las deficiencias en educación, al tiempo que sería conveniente repensar la pertinencia de los programas técnicos y tecnológicos, de pregrado y posgrado, que ofrecen las instituciones educativas.


Es indudable que venimos haciendo muchas cosas con la intención de progresar, pero vale la pena preguntarnos si lo que hacemos produce los resultados que necesitamos. Es necesario un acto de reflexión con el fin de tener una lectura objetiva de la realidad, precisamos de lo mejor de nuestra inteligencia para definir qué es lo que debemos hacer e iniciar lo antes posible su ejecución. De lo contrario, continuaremos esperando el boletín del DANE el último día del mes para volver a dar las mismas declaraciones siguiendo un libreto de críticas y lamentaciones que ya nos los sabemos de memoria.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Siquiera se murieron los abuelos sin ver el vergonzoso eclípse

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 24 de mayo de 2014
Quizá el nombre de Jorge Robledo Ortíz, uno de los referentes de la poesía del siglo XX, no tenga significado para los jóvenes de hoy. A Ortíz, oriundo de Santa Fé de Antioquia y fallecido en 1990 en Medellín, se le recuerda por su imagen decimonónica del rapsoda popular a igual que sus coterráneos Gregorio Gutiérrez González y Epifanio Mejía.
En sus versos quedó su impronta personal al exaltar las tradiciones y la cultura de su tierra y por levantar su voz contra la crueldad y el despotismo, razón por la cual se le recuerda como el "Poeta de la raza."
Y es precisamente ahora, cuando estamos inmersos en un proceso electoral para elegir presidente de la República, proceso que será recordado por la degradación y bajeza a la que hemos llegado en la forma de hacer la política, que las letras de poesías como la de “Siquiera se murieron los abuelos” cobran vigencia y valor pues nos enfrenta a la erosión d…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…