Ir al contenido principal

Un Estado fuera de control

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia  - Quindío)

La crisis del país se atribuye a múltiples causas que se convirtieron en verdades colectivas a fuerza de ser repetidas por unos y otros. Pero sin importar los motivos, es evidente que los colombianos necesitamos cambiar la forma de ver y percibir la política y el manejo del Estado, precisamos de una perspectiva distinta para interpretar lo que sucede.

Así que empecemos por dejar de lado los argumentos que señalan enemigos ocultos que nos acechan: la caída de los precios del petróleo y café, el alza del dólar, los tratados de libre comercio y el modelo neoliberal, el proceso de paz en La Habana y el castrochavismo, la baja competitividad, la precaria infraestructura en comunicaciones, el imperialismo yanqui, el comunismo, los odios partidistas, la guerrilla, el paramilitarismo, el narcotráfico, la mala educación, la violencia y muchas otras cosa. Es por esto que teniendo tanto a qué echarle la culpa, cada día me convenzo más que el mal está en unos partidos políticos desarticulados y en un Estado fuera de control.

Cuando una democracia se nutre de partidos políticos organizados con ideologías y doctrinas, son estos los que encauzan el papel del Estado. De igual forma, un Estado sólido y constitucional vela por la conservación de la democracia y sus partidos.

Así que la tesis de un Estado fuera de control se funda en la existencia de una justicia deteriorada y corrupta desde las altas cortes hasta los jueces en la base de la pirámide; un congreso sin legitimidad y desprestigiado que declinó su responsabilidad legislativa para convertirse en apéndice del ejecutivo; un gobierno que se apropia de los recurso del Estado para asegurar la reproducción electoral del sistema; unos organismos de control inoperantes y sesgados; unas fuerzas armadas y agencias de seguridad extralimitados en sus funciones; y unas gobernaciones y alcaldías clientelista puestas al servicio de gamonales y del gobierno central. Y como si lo mentado fuera poco, bajo la premisa que el fin justifica los medios, el enfrentamiento soez y agresivo entre presidente y expresidentes, ministros, magistrados, congresistas, fiscal, contralor, procurador, militares y candidatos acusándose unos a otros de cuanta conducta indecorosa, inmoral y criminal nos imaginemos.

En este Estado fuera de control se halla atrapada una ciudadanía a la que se le agota su capacidad de asombro y aguante, bombardeada por medios de comunicación que transmiten cada escándalo como si fuera un reality con protagonistas que hacen pronunciamiento mediáticos a manera de juicio público para que los comentaristas del espectáculo den sus opiniones y el gran público su veredicto en las redes sociales. Y en espera de su turno ante los medios, los representantes y funcionaros de las altas dignidades del Estado lanzan trinos proclamando su inocencia y señalando culpables.

Si bien el desprecio de los políticos por el ciudadano, por la democracia, la majestad del Estado y sus instituciones es evidente, la manera de observarnos está cambiando y no hay forma de echar paso atrás. Una parte significativa de ciudadanos está mirando los asuntos de interés público de otra manera, haciendo un relato distinto que posiblemente no se traducirá en cambios políticos inmediatos, pero que empieza a dar otra lectura de la realidad que tarde o temprano pasará su factura a un sistema político que por andar ocupado en sus propias tropelías y excesos, olvidó que el constituyente primario se hartó de ellos.  

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…