Ir al contenido principal

Jesús María el del eme

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío)

Un día cualquiera de 1993 me anunció la secretaria de la Fundación para el Desarrollo del Quindío la presencia de un hombre que pedía hablar con el director de la entidad. Era una persona jovial, recién envejecida, de manos grandes y callosas, con miraba melancólica como si algo le pesara. Cojeaba de su pierna izquierda, de 1,70 de estatura y una obesidad moderada. Vestía camisa blanca de mangas largas, pantalón caqui de dril, zapatos de obrero y un bolso a manera de carriel cruzado en el pecho.

De entrada me agradeció por recibirlo pues generalmente no contaba con esa suerte. Señaló que no acostumbraba pedir favores pero que las circunstancias obligaban en una ciudad extraña. Contó su militancia en el M 19, su participación en los acuerdo de Corinto (1984) cuando firmaron el cese al fuego con el gobierno para negociar el fin del conflicto. Esa noche celebramos, dijo con acento paisa, con la ilusión de rehacer la vida y reencontrarnos con nuestras familias. Relató que también estuvo en Santo Domingo (1990) cuando se entregaron las armas y retornaron a la vida civil creyendo en las promesas del gobierno que hablaba de trabajo y garantías políticas.

Jesús María hizo una pausa para respirar y siguió contando que las ayudas oficiales se quedaron en los comandantes que se convirtieron en políticos y olvidaron la tropa que quedó abandonada a su suerte. Fue así como atiborrado de ideales frustrados y violencias eternas acumuladas en más de quince años de lucha armada, viajó a Aguadas en busca de su mujer y sus hijos, sin imaginar que ellos habían hecho sus propias vidas en las que no había lugar para un padre que partió a librar guerras ajenas.

Decepcionado al ver que los políticos, otrora sus comandantes, no lo conocían, desencantado porque nunca le llegó lo prometido por el gobierno si dejaba las armas y entristecido por la familia que perdió, decidió retornar a Corinto donde le quedaban algunos camaradas y una pequeña casa donde vivir y poner una tienda. Iba de paso para el Cauca y necesitaba que lo ayudara para su viaje.

El relato me conmovió y su realidad me impactó. Hice cuentas, miré el bolsillo y le colaboré con algo para que al menos llegara a Popayán. Un apretón de manos, gracias y un que le vaya bien fue el final de la conversación.

Tres cuartos de hora más tarde Jesús María regresó queriendo hablar. Entra, se sienta, me mira y dice que está muy agradecido por haberlo recibido, escuchado y ayudado sin conocerlo, pues comenta que cuando menciona al M 19 la gente lo rechaza.

Entonces, en señal de gratitud, quiso hacerme un regalo no sin antes dejar de mostrarme cicatrices de bala en su cuerpo. Con nostalgia me dijo que a pesar de que siempre lo había acompañado, me dejaba la “bareta” con cariño pues ya no la necesitaba. Vaya embrollo el que se me formó pues le entendí que me iba a regalar marihuana;  pero no fue así, pues lo que sacó de su carriel fue una pistola Beretta que puso sobre el escritorio. Yo me asusté, tartamudeé y le dije de mil formas que guardara eso, que en mi vida no había cargado ni un corta uñas y que eso era para mí un encarte.


Al verme tan atortolado guardó su compañera, volvió a darme las gracias y se alejó caminando por la calle 21 de Armenia.

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Siquiera se murieron los abuelos sin ver el vergonzoso eclípse

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 24 de mayo de 2014
Quizá el nombre de Jorge Robledo Ortíz, uno de los referentes de la poesía del siglo XX, no tenga significado para los jóvenes de hoy. A Ortíz, oriundo de Santa Fé de Antioquia y fallecido en 1990 en Medellín, se le recuerda por su imagen decimonónica del rapsoda popular a igual que sus coterráneos Gregorio Gutiérrez González y Epifanio Mejía.
En sus versos quedó su impronta personal al exaltar las tradiciones y la cultura de su tierra y por levantar su voz contra la crueldad y el despotismo, razón por la cual se le recuerda como el "Poeta de la raza."
Y es precisamente ahora, cuando estamos inmersos en un proceso electoral para elegir presidente de la República, proceso que será recordado por la degradación y bajeza a la que hemos llegado en la forma de hacer la política, que las letras de poesías como la de “Siquiera se murieron los abuelos” cobran vigencia y valor pues nos enfrenta a la erosión d…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…