Ir al contenido principal

El tullido, el atracador y yo

Armando Rodríguez Jaramillo (11 de septiembre de 2009)

Perdido en mis pensamientos, bajo el sol abrazador del medio día, caminaba por la carrera 12 con la calle 21 de Armenia fustigándome por problemas económicos, pues por más que hacía cuentas en mi ábaco mental los ingresos no cubrían los compromisos y cuentas por pagar que a diario se acumulaban.

¡Qué angustia la que se siente al no poder cubrir las cuentas y honrar los compromisos!  A veces dan ganas de decir: “paren el mundo que me bajo aquí. Pero… ¡qué le vamos a hacer!”, exclamé mentalmente sin dejar de preguntarme el por qué tendré que estar en estos enredos.

Crucé la calle ensimismado en mis cavilaciones y por poco me atropella un auto, lo que a decir verdad no me importó pues para el ánimo que traía lo mismo era que pasara cualquier cosa.

Al ganar la acera de enfrente me topé con dos personas mal trajeadas, sentadas en el suelo sobre estopas, cuyas edades rondaban los 25 años. De forma ligera los juzgue de atracadores, y además de viciosos, por lo que mi instinto de protección me previno. Pero ya era tarde, estaba encima de ellos sin poder esquivarlos, así que pase por su lado sin perderles de vista en aquella calle desolada.

No sé si me sentí inseguro por ellos o por la soledad del medio día o por las dos cosas. Y es que la soledad de mitad del día es efímera, pegajosa y acechante, tal vez porque viene precedida del frenesí de las doce cuando la gente sale presurosa del trabajo en busca del almuerzo o porque precede al frenesí de las dos cuando la misma gente corre para su trabajo o por las dos cosas. Razón tenía un amigo de colegio, un poco loco, un poco díscolo, que gustaba del cannabis, al disponer de la hora del meridiano, a la que llamaba la hora boba, para comprar su dosis aprovechando que en ese lapso de tiempo hasta los policías se adormecen. 

Avancé apresurado, atisbando por el rabillo del ojo a los personajes de marras sentados en la acera. Unos metros más adelante, al pasar por un lote esquinero sin construir, había alguien con aspecto de indigente que acusaba una vejez mayor a su edad y que estaba agachado contra un muro.

De repente escuché su voz suplicante que imploraba ayuda. Mi primera reacción fue fingir no haberlo oído para no involucrarme, actitud facilista que le mayoría asumimos para evitar meternos en los problemas de otros, como si no fuéramos los demás de los demás. Pero más pesó la voz de la consciencia que la indiferencia y terminé dirigiéndome hacia aquel hombrecillo enjuto, no sin antes dar media vuelta para mirar a los dos sospechosos pues algo me decía que de adentrarme al lote para ayudar al anciano caería en una trampa.

Con expectativa recorrí los diez o doce metros que me separaban del viejo. Al aproximarme vi que estaba en cuclillas recostado contra el muro, a su izquierda había una desvencijada muleta en el piso y a la derecha, a pocos centímetros, una desagradable mierda humana. Entonces supe que aquel hombre estaba en esa posición porque acababa de cagar. El cuadro era sobrecogedor, evidentemente no era capaz de pararse por sus propios medios y debía padecer de algún grado de invalidez por la muleta que tenía.

Él, al verme llegar, habló entrecortadamente en medio de una gran agitación:

‒Ayu… Ayúdeme a parar, por favor ‒decía mientras temblaba de su brazo izquierdo, temblor que se amplificaba por sus piernas encogidas.

Como el sujeto era tullido de una de sus piernas y no era capaz de apoyarse en la muleta, lo así del antebrazo derecho para pararlo, pero pese a su liviano peso, no fue posible levantar aquella persona que en medio de su confusión no se ayudaba para nada.

Su brazo era frágil, sin masa muscular, daba la sensación que si lo cogía con fuerza le podía dislocar el hombro, situación que se volvía dramática ante las expresiones de dolor que hacía cuando lo trataba de alzar. Era indudable que sus piernas no le servían de apoyo. A esta situación se sumaba que el pantalón lo tenía a las rodillas luego de haber defecado, así que decidí primero que todo retirarlo del muro para que no fuera a caer sobre su propia caca.

Traté de aguantarlo por sus brazos pero se me deslizaban las manos en su piel sudorosa y grasienta. En ese momento hizo repulsa con la mano izquierda y dijo en forma jadeante:

‒La muleta, la muleta, ‒intentando echarle mano al artefacto de apoyo tirado sobre el polvoriento suelo.

En medio de semejante realidad, encartado con una chaqueta que traía y que me tercié al hombro con el fin de liberar las manos, el anciano le hizo señas a otra persona que pasaba por el andén. Aliviado por la ayuda que se aproximaba, levanté la mirada y… ¡vaya sorpresa!, era uno de los dos jóvenes con pintas de atracadores y viciosos con los que me había topado minutos antes. Pronto pensé que todo era una patraña para robarme y me sentí acorralado sin saber si soltar al viejo para asumir una posición defensiva o esperar. Miré para verificar si el segundo sujeto también se acercaba al lugar, pero no lo divisé. Definitivamente me sentía en desventaja.

El fulano puso su estopa a un lado y preguntó que pasaba, y yo le respondí en forma seca:

‒Aquí tratando de ayudar al viejo, pues se agachó a cagar y no se ha podido parar.

Sin vacilar lo tomó del brazo y entre los dos lo sostuvimos, él del lado derecho, yo del izquierdo. Era indudable, por la mayor fuerza de su zurda y por la callosidad en la palma de su mano, que por ese costado se apoyaba. Entonces tomé la muleta y la acomodé para que su sobaco descansara en lo que alguna vez fuera la parte abollonada y para que su mano tomara el travesaño. Habiendo ganado un punto de apoyo, el joven le subió los pantalones hasta la cintura en medio de la vergüenza evidente de aquel impedido anciano por su semidesnudez y por el deseo de retirarse del muro donde estaba su excremento.

‒No me dejen caer. Con cuidado por favor. ¡No, no me suelten!, ‒decía mientras que su temblorosa mano no atinaba a mantener fija la muleta que una y otra vez se desacomodaba de la axila.

Cada vez que avanzaba dos o tres pasitos, trataba infructuosamente de poner la muleta en su lugar mientras lo asistíamos. De pronto se sacudió un poco y tensó su raída correa para evitar que se le cayeran los pantalones. Esto tuvo su efecto inmediato y se sintió más seguro para concentrándose en dedicar sus menguadas energías a sostenerse en pie.

En ese momento me di cuenta que en medio de su pobreza y extremas limitaciones físicas el tullido conservaba su dignidad. Creo que debió pensarlo muchas veces antes de atreverse a solicitar ayuda. Comprendí que tenía un profundo bochorno y  turbación al pedirle a dos extraños que lo ayudaran a pararse luego de haber cagado en medio de su desagradable aspecto por la suciedad en que se encontraba. Entendí que sentía apocamiento, y no era para menos, de verse con los pantalones a la rodilla sin poderse levantar. También me impactó el hecho de que a pesar de su incapacidad física, quería caminar por sus propios medios. ¡Valla dignidad la de aquel abuelo!

Entonces el zutano que supuse atracador y vicioso rompió el silencio de la hora boba, esa en la que todo puede pasar, y dijo:

‒Oiga viejo, usted debería ir a la alcaldía a pedir que le regalen una silla de ruedas, así le sería mucho más fácil ir de un sitio a otro.

Ante esta inesperada propuesta yo reflexioné y dije:

‒Sabe que tiene toda la razón ‒y dirigiéndome al viejo, expresé.

‒Debería hacerle caso, de pronto está de buenas y le dan la sillita de ruedas.

El anciano no puso atención, creo que ni nos oyó hablar, pues su preocupación era salir del lote y llegar al andén. Inusitadamente se recuperó en cuestión de segundos, controló el temblor de sus manos, apoyó la pierna derecha en el suelo y empezó respirar con menor agitación y sobresalto. Ya en la acera quiso independizarse de sus improvisados lazarillos y pidió que lo soltáramos dándonos las gracias sin mirarnos. Tembloroso se alejó como queriendo pasar la hoja de lo vivido, no porque fuera desagradecido, sino porque tenía dignidad y sentía vergüenza, esa dignidad que le impidió mirarnos a la cara para despedirse, esa vergüenza que le hizo alejarse en silencio con la cabeza gacha.

Yo lo miré por unos segundos en estado de aturdimiento, luego vi que el joven que tildé de ladrón recogía su estopa y tomaba su rumbo. Ninguno se despidió, ni siquiera nos miramos ni cruzamos palabra alguna. Creo que nadie pensó en el otro, solo pasó lo que pasó, nada más.

Me alejé cavilando en lo sucedido mientras sentía el sudor y la grasa de la piel del viejo en mis manos. Me preguntaba cómo sería su próxima defecada, quién lo ayudaría, donde pasaría la noche. “¡Qué triste existencia la de algunos!”, me dije. Y yo, que venía renegando por mis dificultades económicas, no valoraba que tenía trabajo, una casa a donde llegar y una familia que me esperaba; yo, que por pensar en lo que me hacía falta, no disfrutaba de los tesoros que tenía; yo, que lamentaba mi suerte sin mirar las miserias de muchos. ¡Qué injusto el sistema de protección social del Estado y el abandono a que están sometidos los viejos por nuestra sociedad!

Pero también comprendí que había obrado equivocadamente al suponer de atracadores y viciosos a los jóvenes sentados en el andén, sin llegar a imaginarme que unos minutos después, uno de ellos, de forma desinteresada, no dudaría en socorrer al anciano haciendo equipo conmigo, un desconocido para él. Nunca sabré quién era ni qué era, pero los que sí aprendí es que no debí juzgarlo como lo hice, pues por encima de cualquier cosa, tenía un corazón solidario para ayudar al prójimo.


Quizá el camino del anciano tullido, el del joven de mala apariencia y el mío no se vuelvan a cruzar; pero aquel encuentro fugaz e inesperado representó para mi una lección de vida que jamás, jamás, olvidaré.

Entradas más populares de este blog

La Ferropista Armenia – Ibagué pide pista.

En la versión 17 del Foro Latinoamericano de Liderazgo e Infraestructura CG/LA (Brasilia, 31 de julio - 02 de agosto / 2019), el proyecto Ferropista en la Cordillera Central de Los Andes, Corredor Logístico Bogotá – Buenaventura, Tramo: Ibagué – Armenia, Colombia” figuró de cuarto entre los 100 proyectos estratégicos más importantes de la región.
Esta es una propuesta de Asociación Público Privada de Iniciativa Privada de las firmas ARCS Estudios y Servicios Técnicos, S.L. y UC CONSULT, S.A.S. que fue radicada ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) para el diseño, construcción y operación de un sistema multimodal de transporte de carga que ha obtenido la Declaración de Viabilidad por parte de ANI al considerarlo “un proyecto estratégico y de interés para la Agencia, por ajustarse a las políticas sectoriales de transporte”.
La propuesta pretende ofrecer una solución eficiente de transporte de carga que facilite el paso a través de la Cordillera Central, eterno cuello de botel…

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…