Ir al contenido principal

Del clientelismo al open-gobierno

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindio - Colombia)

Las tecnologías de la información y las comunicaciones traen consigo nuevas formas de hacer las cosas y palabras que nunca habíamos escuchado. Es así como han irrumpido dos términos que carecían de significado como el e-gobierno y open-gobierno, vocablos, para algunos sinónimos, que están llamados a contribuir al profundo cambio que se empieza a sentir en la relaciones entre mandatarios y ciudadanos, lea ciudadanos y no gobernados, pues estos cada vez más pasan de ser receptores pasivos de lo que transmiten los gobernantes y partidos políticos a reclamar un papel activo en el manejo de lo público.

El e-gobierno o gobierno electrónico tiene que ver con la aplicación de las TIC en los procedimientos administrativos preexistentes en una alcaldía o gobernación, es decir, es la adopción de tecnología para hacer más eficiente un determinado proceso (un ejemplo es Gobierno en Línea) que hace más fácil la vida de los ciudadanos y las gestiones que estos adelantan ante oficinas públicas  como trámites, pago de impuestos, quejas, solicitud de información, etc.

En cambio el open-gobierno o gobierno abierto, incluye un cambio de valores. Es repensar la administración y el gobierno, es poner el resultado que se desea por encima del procedimiento, es propiciar la democracia deliberativa, es, ante todo, abandonar el concepto de gobernado o administrado por el de ciudadano en ejercicio.

Esta forma de gobernar y de interacción y diálogo horizontal con las personas conduce a una profunda innovación política y administrativa, cuyo primer componente se refiere a la innovación cultural que convierte a los ciudadanos en  el objetivo de la administración pública situándolos en el centro de la gestión, transfiriendo el rol protagónico que históricamente han desempeñado gobernantes y políticos a la gente. Esto es, ni más ni menos, una revolución cultural en la forma de hacer las cosas y de entender lo público, que requiere menos egocentrismos y más humildad.

La segunda corresponde a la innovación en procesos en razón a que la administración pública no está hecha para servirle al ciudadano, por lo que hay que eliminar o modificar los procedimientos incómodos que hacen sentir desconfianza y desánimo al ciudadano a la hora de hacer un trámite o gestión ante una oficina pública.

La tercera se refiere a la innovación en la organización pública, pues esta obedece a modelos jerárquicos que en nada contribuyen a la eficiencia del estado, así que hay que reinventar la administración y definición de los puestos de trabajo para actuar de forma integral y articulada y no bajo el principio actual de que un funcionario sólo se limita a lo que le compete y nada más, modelo que sirve para librar responsabilidades personales pero que aportar poco a la consecución de resultados.

Por último está la innovación en la forma de relacionarnos, pasando de la persona detrás de un mostrador, del correo certificado y del sello en cada papel o carta que recibe, al trato personalizado, a la comunicación on-line y a las nuevas formas de relacionarnos  a través de la tecnología.

En consecuencia, al referimos al gobierno abierto,  estamos hablando de reinventar y reorganiza el sistema de gobierno y de los partidos políticos para que haya apertura con la ciudadanía y no dependencia clientelista. Nuestros partidos políticos imprimen una gran influencia en la forma de entender la democracia y de gobernar, pues ellos hacen elegir sus candidatos para que como gobernantes manejen los recursos de públicos de forma tal que favorezca la reproducción del sistema entregándole a un sucesor de su misma colectividad. Así que en este paradigma de gobierno abierto la clave está en lo que compartes y no en lo que controlas.

Es por esto es que debemos cambiar nuestro papel como electores para empezar a construir gobiernos abiertos.

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…