Ir al contenido principal

Entre la Armenia actual y la deseada.

Por: Armando Rodríguez Jaramillo ((Armenia - Quindío - Colombia) - 05 de octubre de 2014.


¿Quién ha dicho que esta ciudad no se puede cambiar? ¿Quién no quisiera tener una Armenia diferente? ¿Hay alguna justificación para conformarnos con la ciudad caótica que tenemos? ¿Existe razón humana para renunciar a la innovación ciudadana?

Estamos ante el desafío de construir respuestas a estos interrogantes o seguir padeciendo lo que tenemos. Una sociedad que no cuestiona su realidad aceptándola per sé es una sociedad sin ideas, con escasas opciones de futuro, una sociedad en hibernación, en latencia, que acepta lo que tiene como si fuera su destino sin atreverse a ensayar la construcción de futuros alternativos.

Si bien los gobiernos de los últimos lustros fueron conscientes de los problemas sociales y económicos que han causado deterioro inexorable en la calidad de vida de los armenios, también es una verdad de Perogrullo que esa misma dirigencia ha demostrado no saber qué hacer para superar tal situación. Entonces, ante la ausencia de ideas para una ciudad diferente, los gobiernos de turno repiten una y otra vez las mismas cosas que no dan resultado y que nos han llevado al estado en que estamos.

Por esto es que no funcionan los enfoques formales y convencionales enmarcados en pensamientos mecanicistas-positivistas que navegan a bordo de un monismo político con una explicación única de la realidad. El sistema electoral a través del cual se eligen gobiernos sin respuestas a los desafíos de la ciudad moderna se reproduce porque la sociedad se aferra como salvavidas al político pensando que en manos de él está su futuro. Los políticos se han preocupado más por afinar la mecánica proselitista que en ahondaron en el cómo gobernar, convirtiendo la politiquería en dogma a costa de su inviabilidad social. Esto hace que la administración pública continúe rigiéndose por paradigmas del siglo pasado cuando la realidad de un mundo tecnológico y globalizado exige gobiernos y gobernazas diferentes.

No hay duda que los planes de desarrollo son en esencia los mismos desde la promulgación de la Ley 152 de 1994. De ahí que los problemas de desempleo, salud, educación, movilidad, contaminación, seguridad, espacio público y otros muchos siguen irresolutos pues se pretenden solucionarlos aplicando y replicando lo que no ha dado resultado, sin que se logre avanzar más allá de cambios superficiales y pasajeros, tal vez políticamente correctos para el sistema, pero estériles en términos de transformaciones.

Necesitamos de procesos de cambio social para la ciudad del siglo XXI con una lógica diferente y audaz, donde la política no sea un instrumento de dominación si no que se convierta en un medio para avanzar hacia sitios donde no hemos estado jamás.

No podemos seguir de espaldas a la construcción de la ciudad ordenada, planificada, incluyente e innovadora que necesitamos. No podemos seguir negándonos a nosotros mismo la oportunidad de vivir en una ciudad moderna donde el conocimiento y la civilidad sean la guía del gobernante. Estamos ante el reto de escoger entre seguir con la ciudad anárquica del presente o intentar otros modelos de ciudad con formas diferentes de gobernar.

Si algo no estamos utilizando es la innovación social para cambiar la ciudad. El principal recurso del ser humano es su capacidad de raciocinio y su potencial creativo para modificar el entorno donde habita, dejando de hacer lo que ya sabemos que no funciona y evitando que nos guíen los que no saben a dónde ir.

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Siquiera se murieron los abuelos sin ver el vergonzoso eclípse

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 24 de mayo de 2014
Quizá el nombre de Jorge Robledo Ortíz, uno de los referentes de la poesía del siglo XX, no tenga significado para los jóvenes de hoy. A Ortíz, oriundo de Santa Fé de Antioquia y fallecido en 1990 en Medellín, se le recuerda por su imagen decimonónica del rapsoda popular a igual que sus coterráneos Gregorio Gutiérrez González y Epifanio Mejía.
En sus versos quedó su impronta personal al exaltar las tradiciones y la cultura de su tierra y por levantar su voz contra la crueldad y el despotismo, razón por la cual se le recuerda como el "Poeta de la raza."
Y es precisamente ahora, cuando estamos inmersos en un proceso electoral para elegir presidente de la República, proceso que será recordado por la degradación y bajeza a la que hemos llegado en la forma de hacer la política, que las letras de poesías como la de “Siquiera se murieron los abuelos” cobran vigencia y valor pues nos enfrenta a la erosión d…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…