Ir al contenido principal

¿Cuántos libros lee al año?

Por: Armando Rodríguez Jaramillo ((Armenia - Quindío - Colombia) - 10 de agosto de 2014.


La lectura es la forma universal de crear cultura. Es una actividad exclusiva de los seres humanos a través de la cual recibimos conocimiento y que demanda atención, compromiso y raciocinio.

La lectura estimula la imaginación, invita a la reflexión, nos permite disfrutar y entrar en contacto con nuestra lengua, sirve para ampliar la visión del mundo, crea nuevos universos, nos mejora la ortografía y nos enriquece en palabras. La lectura es cultura y la cultura es lectura.

Sin embargo, las estadísticas muestran que en promedio en un año cada colombiano lee 2,2 libros, cifra realmente baja con relación Argentina y Chile que tienen índices de lectura de 4,6 y 5,4 libros por habitante respectivamente, esto sin compararnos con España, país que llega a 10,3 libros por individuo.

En cuanto al tamaño e importancia de las bibliotecas, Colombia tampoco presenta estadísticas favorables. Mientras que las bibliotecas de Bogotá como la Luis Ángel Arango del Banco de la República, la Biblioteca Nacional, las 17 que hacen parte de la Red Capital de Bibliotecas y las de las universitarias suman en total un poco más de 4,5 millones de volúmenes, otras similares en su género en diferentes países superan con creces esta cifra. Veamos algunas estadísticas que confirman lo dicho:  

Bibliotecas
Volúmenes
Biblioteca Vaticana.
1.600.000
Biblioteca Nacional de Francia.
13.000.000
Biblioteca de la Universidad de Harvard.
15.000.000
Biblioteca del Estado Ruso.
17.000.000
Biblioteca Nacional de China.
23.000.000
Biblioteca Pública de Nueva York.
20.000.000
Biblioteca Nacional de España.
28.000.000
Biblioteca Nacional del Reino Unido.
150.000.000
Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.
138.000.000

Es evidente que hay una relación directamente proporcional entre el grado de cultura y las ciudades donde hay bibliotecas
, instituciones que no sólo sirven de repositorios de libros, sino que a su vez albergan importantes colecciones de periódicos,
revistas, manuscritos, documentos legales, microfilm, películas, grabaciones, colección de fotografías, etc. 

Pero si Bogotá, con toda su infraestructura de bibliotecas llega a una colección de 4,5 millones de libros, ¿qué podríamos decir de la cultura en ciudades como Armenia que tiene una limitada oferta de estos establecimientos que se concentra en las de la Sociedad de Mejoras Públicas, Museo Quimbaya del Banco de la República, Comfenalco, las universidades locales y colegios de la ciudad?

Estas cifras deberían ser conocidas y valoradas por los gobiernos territoriales para que se concienticen de la necesidad de promover la construcción y dotación de bibliotecas e incentivar la lectura en la población, con lo que se contribuiría de forma significativa a la generación de una nueva sociedad fundada en la cultura y el conocimiento.

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…