Ir al contenido principal

Vías del siglo pasado para los desafíos del siglo XXI

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 02 de julio de 2014


Las estadísticas dicen que la red de carreteras del Quindío alcanza los 2.106,1 km[1] de longitud, de los cuales 121,6 km (5,8%) son vías nacionales a cargo de la Nación, 343,7 km (16,3%) son vías secundarias y 1.640,8 km (77,9%) son terciarias.

La vías secundarias son responsabilidad del departamento y de ellas depende en grado sumo la comunicación entre municipios y de estos con las troncales nacionales, soportando en buena medida las actividades agropecuarias, agroindustriales y de turismo rural. Ejemplo de estas vías son: Rio Verde - Córdoba, Filandia - Quimbaya, Arrayanal - Salento, Montenegro - Pueblo Tapao y Barragán - Génova. Por su parte, la red terciaria es compromiso de los municipios y facilita la comunicación veredal con las áreas urbanas siendo vital para el transporte de insumos, productos agropecuarios y de la población rural en general.
Lo anterior pone de manifiesto el gran esfuerzo que debe hacer la administración departamental y las de los municipios por mantener y reparar estos 1.984,5 km de carreteras a lo largo y ancho del territorio, máxime si se tiene en cuenta que el 27,2% y 92,3% de las vías secundarias y terciarias respectivamente son caminos destapados, la mayoría en mal estado. 

Casi todas estas carreteras se construyeron en la segunda mitad del siglo pasado para la circulación de camperos y camionetas pensando en las necesidades del cultivo del café. Luego, al final de los ochenta, vino la crisis del café y apareció el turismo rural como alternativa económica. Entonces se transformaron algunas haciendas cafeteras en hoteles y alojamientos rurales, se construyeron parques temáticos y empezaron a ser visitados masivamente municipios con atractivos paisajísticos y arquitectónicos. Esto hizo que aquellas carreteras por donde se transportaban bultos de café y racimos de plátano pasaran a soportar un intenso tráfico de carros, busetas y buses con visitantes. Posteriormente el Quindío fue reconocido como el primer destino rural en Colombia.

Y como era obvio, empezaron las dificultades para sostener un turismo en crecimiento con vías limitadas en especificaciones técnicas que acusaban deterioro. Hoy, los quinientos mil visitantes anuales que transitan por el Quindío utilizan de alguna forma los 343,7 km de vías secundarias estrechas, con excesivas curvas, mal señalizadas y llenas de baches; y sobre los 1.640,8 km de vías terciarias en mal estado, muchas de ellas intransitables.

Es por esto que en temporada vacacional y puentes festivos, y hasta en los fines de semana comunes y corrientes, se presentan trancones vehiculares en las rutas a los parques temáticos como Panaca y Parque del Café, y a municipios como Montenegro, Filandia y Salento. Y esto sin imaginarnos siquiera la odisea que sería venir al Quindío en un bus de turismo con especificaciones internacionales, de hecho ocuparía el ancho de nuestras vías secundarias y no hallaría sitio donde voltear ni parquear.

De ahí que es imperativo proyectar un nuevo plan vial y de movilidad que consulte, de una parte, las necesidades de un turismo que aspira a traer un millón y más visitantes por año y, de otro lado, el desarrollo de agronegocios con plantas agroindustriales que transformen nuestras materias primas  y las de los territorios vecinos. Esto sin dejar de prever las necesidades de  movilidad de cientos de miles de personas que a diario trabajan en Armenia y duermen en los municipios aledaños en una región conurbada que avanza hacia la metropolización.

Resumiendo: necesitamos recuperar el sistema de vías secundarias y terciarias que nos permita ser competitivos. Si no somos capaces de afrontar este reto, llegará el día en el que los turistas de Bogotá, Medellín y Cali, y de cualquier parte, no van a venir a perder el tiempo atascados en las obsoletas carreteras del Quindío, los agronegocios y la agroindustria buscarán otros lugares donde establecerse y la movilidad entre Armenia y el resto de municipios será tortuosa.

En pocas palabras, no podemos afrontar los desafíos del siglo XXI con carreteras del siglo pasado.


[1] Carta Estadística Quindío 2010 – Secretaría de Infraestructura y Plan Vial Regional 2012 – Ministerio del Transporte




Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…