Ir al contenido principal

¡Ay si los bueyes recuerdan que fueron toros!

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 14 de mayo de 2014
Los colombianos perdimos la capacidad de asombro ante lo que se hace y rehace en política. Muchas veces creímos haberlo visto todo en esta trapisonda que ha sido nuestro devenir histórico, pero no cabe duda que nos equivocamos porque no hemos tocamos fondo, pues la sima es más profunda de lo que pensamos.

Fue así como creímos haber tocado fondo cuando un 9 de abril mataron al caudillo, cuando se inició la persecución entre godos y cachiporros, cuando apareció la dictadura militar, cuando se pactó el Frente Nacional que atizó la violencia política, cuando aparecieron las guerrillas, cuando le robaron las elecciones a la Anapo y nació el M-19, cuando se expidió el estatuto de seguridad, cuando el narcoterrorismo permeó la política y los negocios, cuando asesinaron cuatro candidatos en campaña a la presidencia, cuando el asalto al Palacio de Justicia, cuando aparecieron los narcocasetes y llegó el proceso 8.000, cuando se entregó el Caguán, cuando la parapolítica puso congresistas y gobernantes, cuando se entregaron los paramilitares y brotaron las bacrin, cuando amañaron la constitución y metieron la reelección, cuando los falsos positivos, cuando espiaron a las altas cortes y a la oposición, y cuando no sé cuántos otros cuando que se me escapan.

Pero embelesados porque íbamos por la senda de la prosperidad, no nos percatamos de otras marrullerías que se cocinaban y que salieron a flote en esta campaña presidencial. Entonces arrancaron secretos diálogos de paz en la isla donde otrora se entrenó la guerrilla y bajo la “facilitación” de un país que aloja guerrilleros, diálogos que avanzan bajo el principio de que “nada está acordado hasta que todo este acordado” (extraño galimatías que es como decir que no tenemos nada hasta que lo tengamos todo), se hicieron visibles las casas - fachadas desde donde se chuza y se espía, se supo de un supuesto acuerdo para la entrega de narcotraficantes con doce millones de dólares envolatados, se conocieron más cosas ocultas del caso de Interbolsa y nos sorprendieron con asesores de la política negra y hackers que pasan de campaña en campaña. Y todo esto, orquestado por mañosos y habilidosos expertos que profesan que “el fin justifica los medios” y “calumnia, que algo queda”.

Qué estúpidos hemos sido los colombianos al creer que esta la bajeza de los politicastros nuestros había tocado fondo. No lo creas compatriota, pues la sima es más profunda de lo que pensamos. Todo apunta a que ellos son capaces de horadar más y más, de seguir espoliando lo poco o mucho que queda, pues al parecer piensan que el pueblo no reaccionará. Sin embargo, en medio de la prepotencia del poder y la ambición, corren el riesgo de pasar por alto que: “más fácilmente que a una pareja de bueyes se conduce a un pueblo, pero ¡ay del conductor si los bueyes recuerdan que fueron toros!”.

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…

Sin Edén no hay paraíso

El Edén es tema obligado en la agenda de los quindianos, así se confirmó cuando en días pasados el director general de la Aerocivil, Juan Carlos Salazar Gómez, presentó en el Foro de Gerentes de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío las inversiones que por 80 mil millones de pesos se hacen en el aeropuerto de Armenia para estudios, diseños y obras de ampliación de la plataforma, nueva torre de control, mantenimiento de la pista, construcción de la terminal internacional y otras obras, así como la proyección de inversiones que por 36.000 millones de pesos se harán en los siguientes dos años para adecuar la terminal nacional de pasajeros, culminación de la terminal internacional, construcción de hangares y adquisición de predios. No obstante estas buenas noticias, es indudable que quedó cierto sinsabor sobre el futuro del aeropuerto.
Según la Oficina de Transporte Aéreo de la Aerocivil, la proyección de pasajeros que a 2030 se movilizarían por El Edén con la modernización y mejo…