Ir al contenido principal

¡Ay si los bueyes recuerdan que fueron toros!

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 14 de mayo de 2014
Los colombianos perdimos la capacidad de asombro ante lo que se hace y rehace en política. Muchas veces creímos haberlo visto todo en esta trapisonda que ha sido nuestro devenir histórico, pero no cabe duda que nos equivocamos porque no hemos tocamos fondo, pues la sima es más profunda de lo que pensamos.

Fue así como creímos haber tocado fondo cuando un 9 de abril mataron al caudillo, cuando se inició la persecución entre godos y cachiporros, cuando apareció la dictadura militar, cuando se pactó el Frente Nacional que atizó la violencia política, cuando aparecieron las guerrillas, cuando le robaron las elecciones a la Anapo y nació el M-19, cuando se expidió el estatuto de seguridad, cuando el narcoterrorismo permeó la política y los negocios, cuando asesinaron cuatro candidatos en campaña a la presidencia, cuando el asalto al Palacio de Justicia, cuando aparecieron los narcocasetes y llegó el proceso 8.000, cuando se entregó el Caguán, cuando la parapolítica puso congresistas y gobernantes, cuando se entregaron los paramilitares y brotaron las bacrin, cuando amañaron la constitución y metieron la reelección, cuando los falsos positivos, cuando espiaron a las altas cortes y a la oposición, y cuando no sé cuántos otros cuando que se me escapan.

Pero embelesados porque íbamos por la senda de la prosperidad, no nos percatamos de otras marrullerías que se cocinaban y que salieron a flote en esta campaña presidencial. Entonces arrancaron secretos diálogos de paz en la isla donde otrora se entrenó la guerrilla y bajo la “facilitación” de un país que aloja guerrilleros, diálogos que avanzan bajo el principio de que “nada está acordado hasta que todo este acordado” (extraño galimatías que es como decir que no tenemos nada hasta que lo tengamos todo), se hicieron visibles las casas - fachadas desde donde se chuza y se espía, se supo de un supuesto acuerdo para la entrega de narcotraficantes con doce millones de dólares envolatados, se conocieron más cosas ocultas del caso de Interbolsa y nos sorprendieron con asesores de la política negra y hackers que pasan de campaña en campaña. Y todo esto, orquestado por mañosos y habilidosos expertos que profesan que “el fin justifica los medios” y “calumnia, que algo queda”.

Qué estúpidos hemos sido los colombianos al creer que esta la bajeza de los politicastros nuestros había tocado fondo. No lo creas compatriota, pues la sima es más profunda de lo que pensamos. Todo apunta a que ellos son capaces de horadar más y más, de seguir espoliando lo poco o mucho que queda, pues al parecer piensan que el pueblo no reaccionará. Sin embargo, en medio de la prepotencia del poder y la ambición, corren el riesgo de pasar por alto que: “más fácilmente que a una pareja de bueyes se conduce a un pueblo, pero ¡ay del conductor si los bueyes recuerdan que fueron toros!”.

Entradas más populares de este blog

Armenios y quindianos deberíamos estar indignados y enojados

Enojo, ira y enfadovehementecontra sus actos es lo que deberíamos sentir los armenios y quindianos hacia los funcionarios y gobernantes señalados por la procuraduría y fiscalía por corrupción y delitos contra los bienes públicos. Y es que enojo, ira y enfadovehemente son los términos usados por la RAE para definir indignación, y eso es precisamente lo que la mayoría de cuyabros deberíamos expresar.
De mi parte siento indignación no sólo porque permitimos que nuestra ciudad y departamento se convirtieran en algo así como un coto de caza de corruptos e inescrupulosos, sino por la flojera y debilidad de no haber sido capaces como sociedad, heredera de “…una raza altiva de dura cerviz” como lo escribiera el maestro Tomas Calderón en las letras del himno de Armenia, de reaccionar con verraquera ante los yugos que impuso la más rampante politiquería.
No podemos seguir en silencio ante tanta corrupción y desfachatez. ¿De dónde acá se creyeron algunos gobernantes y funcionarios públicos politiq…

El Quindío se vende y se regala.

Hace poco escribí sobre lo insólito que resulta para los armenios que desde 2009 el 53,16% del capital social de la Sociedad Terminal de Transporte de Armenia sea del Departamento del Meta, lo que le da el derecho a su Gobernador de presidir la junta directiva y decidir sobre la administración y destinos de la Terminal de la capital del Quindío, acciones que la Asamblea Departamental del Meta autorizó su enajenación desde diciembre de 2016 con plazo al 30 de junio del presente año.
Ante esto, surgen a varias preguntas: ¿cómo perdimos la capacidad de decisión sobre la Terminal?, ¿qué está haciendo la Alcaldía de Armenia para hacerse con las acciones del Meta en venta hace 14 meses y tener la mayoría accionaria para ordenar el transporte municipal, metropolitano e interdepartamental sin depender de la voluntad del gobierno del Meta?
Pero más allá de las eventuales respuesta a estas inquietudes, que no serían para mí, sino para los armenios, lo esencial es que a los cuyabros se nos embolat…

Tan nuestros y tan ajenos

El Aeropuerto Internacional El Edén y la Terminal de Transporte de Armenia son portales de entrada y salida para muchos de los que toman la decisión de venir al Quindío y al Paisaje Cultural Cafetero, por lo que es fundamental que el viajero llegue con facilidad, se movilice sin problemas dentro del destino disfrutando sus atractivos rurales y urbanos, y regrese sin inconveniente a su lugar de origen. Si la experiencia de ingreso y salida del territorio es negativa, el turista llevará consigo un sentimiento de desagrado así haya sido objeto de un buen servicio durante su estadía en la región.
Aunque es una incógnita el número de turista que al año arriban al Quindío (algunos dicen que son 850.000, pero otros aseguran que pasan de un millón), del comparativo de las temporadas de diciembre de 2016, Semana Santa y mitad de año de 2017 publicado por el Observatorio de Turismo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío se colige que en promedio un 91% de los turistas son nacionales y…