Ir al contenido principal

El punto de partida

Armando Rodríguez Jaramillo. Armenia, (Quindío, Colombia).
16 de abril de 2014

Aunque en 2016 el Quindío cumplirá sus bodas de oro como departamento, su voz es de origen precolombino y su identidad se formó en el estado soberano del Cauca y en el departamento de Caldas; o sea que somos jóvenes como entidad territorial pero no como territorio.

Las fechas especiales tienen que servir para propósitos especiales. Deben ser aprovechadas como punto de partida para avanzar hacia mejores porvenires con base en la experiencia acumulada, deben se capitalizadas para hacer lo que no hicimos en los primeros 50 años.
En ocasiones sentimos que el Quindío de antes era mejor, que extraviamos el rumbo en algún recodo del camino. Es por esto que debemos mirar al futuro con optimismo y no con la sensación de hallarnos en un camino sin salida, pues esto sería como entrar en el oscuro túnel del no futuro, del territorio fallido, de la sociedad inviable. Es más fácil no hacer, criticar y destruir que imaginar opciones y construir futuros plausibles, pues esto supone estar conscientes de las cosas que hicimos mal, de las que seguimos haciendo mal, de lo que necesitamos enmendar y, sobre todo, de lo que deseamos ser.

Lo primero que hay entender es que el café dejó por siempre su huella en la región, pero mientras acumulamos dos décadas de crisis cafetera nadie nos esperó, por el contrario, otras regiones y el mundo continuaron con su propia dinámica y muchos crecieron y progresaron, lo que sugiere que no solo nos estancamos sino que nos cogieron ventaja.

Lo segundo es que el café trajo prosperidad y riqueza, propició ciudades con tendencia a la conurbación, impulsó la construcción de carreteras, puestos de salud, escuelas y servicios públicos rurales, permitió la acumulación de capitales, mejoró la seguridad en el campo y muchas otras cosas. Pero la crisis de la caficultura nos hizo dar cuenta que la prosperidad de las décadas pasadas tenía sus limitaciones, que la distribución del ingreso no fue tan equitativa como se pensó, que la inversión de los excedentes de capital en otros negocios no se dio, que los procesos de inclusión social fueron tímidos, que no hubo proyecto de modernidad e innovación, que no se consolidó un modelo de civilidad, de comportamiento social y de orden moral de amplia aceptación, que no se tenía cultura política para enfrentar las nuevas realidades.

En conclusión, no estábamos preparados para que colapsaran las estructuras económicas y sociales sobre las que construimos nuestro bienestar, carecíamos de propuestas para enfrentar la crisis y no tuvimos capacidad de reacción. Las últimas dos décadas trajeron problemas que los gobernantes, partidos políticos, dirigentes gremiales y cívicos, y la sociedad en general no supimos resolver. Esta tesis no debe interpretarse como un juicio de responsabilidades, sino como la aceptación de una incapacidad que estamos en la obligación a superar para encarar el futuro que queremos.

Entradas más populares de este blog

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Siquiera se murieron los abuelos sin ver el vergonzoso eclípse

Armando Rodríguez Jaramillo (Armenia - Quindío - Colombia) - 24 de mayo de 2014
Quizá el nombre de Jorge Robledo Ortíz, uno de los referentes de la poesía del siglo XX, no tenga significado para los jóvenes de hoy. A Ortíz, oriundo de Santa Fé de Antioquia y fallecido en 1990 en Medellín, se le recuerda por su imagen decimonónica del rapsoda popular a igual que sus coterráneos Gregorio Gutiérrez González y Epifanio Mejía.
En sus versos quedó su impronta personal al exaltar las tradiciones y la cultura de su tierra y por levantar su voz contra la crueldad y el despotismo, razón por la cual se le recuerda como el "Poeta de la raza."
Y es precisamente ahora, cuando estamos inmersos en un proceso electoral para elegir presidente de la República, proceso que será recordado por la degradación y bajeza a la que hemos llegado en la forma de hacer la política, que las letras de poesías como la de “Siquiera se murieron los abuelos” cobran vigencia y valor pues nos enfrenta a la erosión d…

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…