Ir al contenido principal

Una receta repetida

Armando Rodríguez Jaramillo
Armenia (Quindío-Colombia), 12 de septiembre de 2013

Uno de los temas de ciudad más complejos de tratar es el derecho al uso y disfrute del espacio público o el derecho que muchos invocan de uso e invasión del mismo. Dejando de lado lo normativo, es claro que lo público es el espacio de todos y a su vez el espacio de nadie. El espacio público es por antonomasia un bien colectivo, es decir, que nos pertenece a todos. Pero si es un bien colectivo, ¿por qué es escenario de conflictos?

La presión sobre el espacio público se concentra en las zonas de mayor afluencia de personas (centros urbanos y vías de gran circulación). Esto hace que muchos vean en estos sitios una oportunidad para generar ingresos, y como en todo, mientras unos se rebuscan vendiendo baratijas o cuidando carros, otros se aprovechan poniendo a los más fregados a ofrecer sus mercancías. En fin, se venden y se compran toda clase de productos: cacharro, ropa, chanclas, comida, revuelto, dulces, llamadas, discos piratas, cuerpos, droga y cuanta cosa legal o ilegal uno se imagine.

En parte el problema radica en lo que cada cual piensa de lo público. Para un ciudadano educado y con trabajo estable el espacio público es un lugar para transitar, conversar o recrearse; para un desempleado es el sitio donde se puede levantar algunos pesos; para ladronzuelos, mendigos y prostitutas es donde sobreviven; y para un oportunista es el lugar del que se apropia para su beneficio personal. En la ciudad de la anarquía cada uno lo interpreta a su manera defendiéndolo a capa y espada sin consideración alguna con los demás.

Entonces, en medio de este caos, en las ciudades colombianas se ensaya una y otra vez lo que una y otra vez no ha dado resultado. Las iniciativas son las mismas aquí y acullá, y los fracasos son iguales aquí y en Cafarnaúm. La receta patentada inicia con un censo y caracterización de vendedores informales, luego se anuncia una carnetización que nunca se hace, se dice que el problema radica en que muchos son de otras ciudades, se denuncia la existencia de cárteles o mafias del espacio público,  se señala a los vendedores de productos piratas y de contrabando, y se hacen operativos esporádicos de desalojo que terminan en enfrentamientos entre policía y vendedores.


Y cuando las cosas empeoran, se le echa la culpa a los ciudadanos diciendo que si no hubiera compradores no habría vendedores informales con lo cual el problema se torna de responsabilidad de todos y de nadie, se cita a los voceros de sindicatos o asociaciones de vendedores a dialogar con la autoridades y se culmina con la solución definitiva: el traslado de los informales a un centro comercial popular o a un lote donde poco se vende. Todo esto pasa y vuelve a pasar hasta que llega un nuevo gobierno al que se le ocurre la idea de un censo para caracterizar y carnetizar a los vendedores informales. 

Entradas más populares de este blog

La Ferropista Armenia – Ibagué pide pista.

En la versión 17 del Foro Latinoamericano de Liderazgo e Infraestructura CG/LA (Brasilia, 31 de julio - 02 de agosto / 2019), el proyecto Ferropista en la Cordillera Central de Los Andes, Corredor Logístico Bogotá – Buenaventura, Tramo: Ibagué – Armenia, Colombia” figuró de cuarto entre los 100 proyectos estratégicos más importantes de la región.
Esta es una propuesta de Asociación Público Privada de Iniciativa Privada de las firmas ARCS Estudios y Servicios Técnicos, S.L. y UC CONSULT, S.A.S. que fue radicada ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) para el diseño, construcción y operación de un sistema multimodal de transporte de carga que ha obtenido la Declaración de Viabilidad por parte de ANI al considerarlo “un proyecto estratégico y de interés para la Agencia, por ajustarse a las políticas sectoriales de transporte”.
La propuesta pretende ofrecer una solución eficiente de transporte de carga que facilite el paso a través de la Cordillera Central, eterno cuello de botel…

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…