Ir al contenido principal

Nos van a coger pereza

Armando Rodríguez Jaramillo
Armenia (Quindío-Colombia), 18 de agosto de 2013

Mientras nos enredamos en discusiones por proyectos de la nación que atraviesan por el Quindío, el tiempo pasa, las obras se dilatan, las instituciones y la comunidad se polarizan y las opciones de desarrollo que esas iniciativas le traerían no se aprovechan.

La historia no da cuenta de protestas en la primera mitad del siglo XX cuando se construyó el ferrocarril del Pacífico que llegó a Armenia por Zarzal ni con el ferrocarril de Caldas que nos unió con Pereira por Quimbaya. Tampoco habla de opositores a la construcción del ferrocarril a Salento ni al inicio del túnel de La Línea para pasar el tren a Ibagué. Mucho menos hubo críticas a la construcción de la carretera Ibagué - Armenia ni controversias por la obra del aeropuerto El Edén. Por el contrario, hay evidencias que estos grandes proyectos de infraestructura, que posicionaron al Quindío en el concierto nacional, tuvieron gran respaldo ciudadano.
No recuerdo que se criticara la pavimentación de la vía a Pereira en los años sesenta ni que en los ochenta se polemizara por la construcción de la carretera El Caimo - Club Campestre y con la pavimentación Club Campestre - El Alambrado. En la década del setenta la rectificación y pavimentación de la carretera Armenia - Montenegro – Quimbaya - Alcalá - Cartago tampoco fue motivo de pelotera, como no lo fueron las asfaltadas de las vías a los municipios del Quindío por el Comité Departamental de Cafeteros en asocio con la Gobernación y el batallón de ingenieros Cisneros, pues eran obras que se necesitaban para el progreso de la región.

Sin embargo, hoy las cosas son distintas, pues cada vez que se plantea un proyecto de infraestructura se desata una polémica de la madona: que no hubo consulta ni socialización, que fulano y mengano salen perjudicados mientras que zutano y perengano se benefician, que algún negociado habrá, que el impacto ambiental, que se atenta contra el paisaje, que la ingeniería local no participa, que se afectará al turismo, que el peaje y no sé cuántas otras cosas.

Y mientras nos llenamos de motivos para oponernos, quedan en la picota pública proyectos como la doble calzada Cajamarca – Calarcá y el túnel de La Línea, la doble calzada Calarcá - El Alambrado, la construcción de la línea de transmisión eléctrica a 230 de Santa Rosa - Armenia y la concesión del aeropuerto El Edén.

Pues claro que hay consideraciones ambientales, que las comunidades deben ser oídas, que los proyectos se deben hacer de la mejor manera, pero también creo que los quindianos debemos cambiar de actitud porque si seguimos como vamos la infraestructura para nuestro desarrollo no se va a hacer y, como dicen las señoras, nos van a coger pereza.
(15 de julio de 2013)

Entradas más populares de este blog

La Ferropista Armenia – Ibagué pide pista.

En la versión 17 del Foro Latinoamericano de Liderazgo e Infraestructura CG/LA (Brasilia, 31 de julio - 02 de agosto / 2019), el proyecto Ferropista en la Cordillera Central de Los Andes, Corredor Logístico Bogotá – Buenaventura, Tramo: Ibagué – Armenia, Colombia” figuró de cuarto entre los 100 proyectos estratégicos más importantes de la región.
Esta es una propuesta de Asociación Público Privada de Iniciativa Privada de las firmas ARCS Estudios y Servicios Técnicos, S.L. y UC CONSULT, S.A.S. que fue radicada ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) para el diseño, construcción y operación de un sistema multimodal de transporte de carga que ha obtenido la Declaración de Viabilidad por parte de ANI al considerarlo “un proyecto estratégico y de interés para la Agencia, por ajustarse a las políticas sectoriales de transporte”.
La propuesta pretende ofrecer una solución eficiente de transporte de carga que facilite el paso a través de la Cordillera Central, eterno cuello de botel…

Los clústeres de cafés especiales.

Artículo publicado en la revista Dimensión Económica (Pereira - Risaralda) en su edición N° 23 octubre - noviembre - diciembre de 2018
El café ha sido y será un asunto primordial en Colombia y el Eje Cafetero. La historia de Caldas, Quindío y Risaralda no se puede contar sin mencionar al grano que nos dio identidad y generó el desarrollo y bienestar que hizo que la UNESCO reconociera al Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.
Sin embargo, la caficultura tradicional se volvió incierta luego de la disolución del Pacto Internacional de Café (1989) que establecía cuotas de producción para los países cultivadores manteniendo controlada la oferta mundial con precios razonables del grano. Hoy el producto se transa en el mercado de los commodities o materias primas indiferenciadas, negocio en el que se compite con grandes volúmenes y bajos precios sin que la calidad sea el factor determinante en un mercado en el que siempre hay reservado un lugar para aquellos que producen a …

Sucedió hace 935 días

Hace 935 días que fue promulgada la Ley 1803 del 01 de agosto de 2016 por medio de la cual la Nación se asoció a la conmemoración de los cincuenta años de vida administrativa del Departamento del Quindío, ley que trae las rúbricas de los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, y de los ministros del Interior, Hacienda y Crédito Público y de Transporte.
Pero la Nación no sólo se asoció a la conmemoración del cincuentenario, además autorizó al Gobierno Nacional para que asignará en el Presupuesto General de la Nación y/o impulsara a través del Sistema de Cofinanciación las partidas presupuestales necesarias a fin de adelantar cinco obras promotoras del desarrollo regional, autorizando al Gobierno para efectuar los créditos y contracréditos a que hubiera lugar, así como los traslados presupuestales que garantizaran el cumplimiento de la citada norma.
Los cinco proyectos y obras a que se refiere la Ley 1803 son: Construcción Embalse Multipropósito del Quindío; rectificación…